Según publica SEMANA en exclusiva, la presentadora está ingresada en una clínica de Madrid. Sus mensajes desde el hospital dan fe de su espíritu de lucha.


Según ha podido saber SEMANA en exclusiva, Sara Carbonero se encuentra ingresada en un centro hospitalario de Madrid: la Clínica Universidad de Navarra de Madrid. Son días especialmente delicados para la presentadora y su marido, Iker Casillas, que se está turnando con su madre, su hermana, su mejor amiga Isabel Jiménez para acompañarla durante su hospitalización y hacerle más llevadero este nuevo varapalo de salud.

La toledana, siempre positiva, está llevando este nuevo ingreso en el hospital con las mejores energías. El motivo por el que está siendo tratada es el cáncer de ovarios que le detectaron en 2019. Pero, lejos de perder el ánimo, ha querido mostrarse enérgica y ha compartido varias imágenes que dan fe de su espíritu de lucha. A través de Stories de su cuenta de Instagram, ha subido dos publicaciones que dicen mucho de la actitud ejemplar con la que está sobrellevando estos días de convalecencia.

@saracarbonero

Uno de los vídeos que ha compartido se puede ver a dos cacatúas escuchando música. Mientras una apenas se mueve, la otra opta por moverse al compás de la sintonía. «Aquí tienes dos maneras de enfrentar tu día a día», escribe Sara Carbonero. Una verdadera lección del coraje con el que está afrontando este periodo.

@saracarbonero

Otra de las fotos que ha publicado muestra a Sara posando con un perro. Una palabra, «kisses», basta para reflejar el mensaje implícito de la foto: los besos y, en definitiva, el amor, es lo más importante.

En el nuevo número de SEMANA contamos en detalle cómo está siendo el ingreso de Sara en el hospital, y publicamos fotografías exclusivas de Iker entrando en la clínica cabizbajo y con el rostro serio. En estos días, el entorno de la pareja está muy preocupado y así se demuestra en las imágenes que puedes ver en nuestra revista.

Hace apenas unos días, la empresaria y presentadora cumplía 37 años. Nada hacía presagiar entonces que poco después volvería a ser hospitalizada poco después. Tras regresar a Madrid después de un largo periodo en la ciudad portuguesa de Oporto, Sara retomaba su profesión en el ámbito de los medios estrenando trabajo en Radio Marca donde tiene una sección propia.

Ahora, lo único que preocupa al matrimonio es la pronta recuperación de Sara, que ya tiene muchas ganas de recuperar su rutina y volver a ponerse delante de un micrófono para hacer lo que mejor sabe hacer: la comunicación. Es precisamente esa pasión la que hacer que Sara no haya cesado su actividad en las redes sociales, donde queda claro que es un ejemplo de fortaleza.