La sevillana disfruta de unas vacaciones de verano en Zahara de los Atunes. En sus días de relax la acompañan su hija y su nieta Junquera.


Raquel Bollo está sacando todo el provecho del mundo a sus vacaciones de verano. Las primeras que disfruta después de su marcha de ‘Sálvame’, en el que se sentó por última vez como colaboradora el pasado mes de enero. Y las primeras que goza en calidad de abuela también… Porque en su escapada estival, a la localidad gaditana de Zahara de los Atunes, la ha acompañado su hija Alma Cortés Bollo y su nieta, Junquera. La sevillana ha compartido fotografías que revelan que en sus días de relax está disfrutando junto a las mujeres de su clan.

El paraíso en el que se refugia Raquel Bollo

«Mi paraíso #zaharadelosatunes en un lugar maravilloso espectacular!!!
Gracias a @holabooking_com por vuestra recomendación, mejor imposible», ha escrito la que fuera mujer de Chiquetete en su cuenta de Instagram. El lugar elegido para desconectar del mundanal ruido es ha sido un alojamiento de cuatro estrellas ubicado a tan solo cinco minutos a pie de las playas de este municipio, en el que se refugia su compañera Paz Padilla tras perder a su marido como consecuencia de un tumor cerebral.

El hotel donde Raquel descansa cuenta con amplias habitaciones (que la andaluza ha enseñado en sus redes) «con vistas al mar o a la montaña», según reza el sitio web del establecimiento. Asimismo, dispone de dos piscinas exteriores y una piscina cubierta climatizada. En sus instalaciones tampoco faltan un completo spa con servicio de masajes. Un lugar perfecto para descansar en familia en plena naturaleza, rodeado de 5.500 metros cuadrados de jardines.

Una abuela orgullosa

Este entorno tan idílico ofrece muchas posibilidades para que Raquel, que es abuela por partida doble (sus hijos Manuel y Alma se han estrenado como padres este año), disfrute de su familia. En especial de su nieta Junquera, nacida el pasado mes de enero y junto a la que posa orgullosa en su cuenta de Instagram.

«Regalos de la vida»

En esta nueva etapa alejada de la televisión, la andaluza se muestra más relajada que nunca. Y más complacida también con esos obsequios que sus vástagos le han dado en los últimos dos meses: dos preciosos nietos que ahora son su mayor ilusión y prioridad.

Bollo, feliz, ha compartido con sus seguidores numerosas instantáneas de su estancia en las costas de Cádiz, donde parece dispuesta a apreciar de los «regalos de la vida». Desde la compañía de las personas a las que más quiere a detalles tan placenteros como ver una puesta del sol en las playas del Mediterráneo. He aquí las fotos del que está siendo su refugio en familia…