Francisco Rivera ha logrado demostrar, una vez más, que es inocente. Sus socios en la empresa de chatarra que levantó en el Congo le acusaban de desviar capitales, motivo por el que supuestamente la empresa fracasó. El juez ha dado la razón al torero


Victoria aplastante de Francisco Rivera en los tribunales en el entuerto que le mantenía en vilo desde hace tres años. El torero ha logrado tumbar judicialmente a los socios con los que quiso levantar una empresa chatarrera en el Congo y quienes le acusaban de haber creado otra sociedad para supuestamente desviar capitales. Una acusación muy grave que podría tener fatales consecuencias para el diestro, pero que finalmente ha terminado sin mayores consecuencias para él, dado que un juez le ha vuelto a dar la razón en esta cuestión.

Los exsocios chatarreros de Fran Rivera en el Congo le acusaron de haber desviado capitales de la empresa que fundaron juntos a otra de su exclusiva propiedad. Todo comenzó en 2015, cuando los tres creyeron estar ante un negocio redondo en este país africano. Sin embargo, los resultados nunca fueron buenos y los beneficios no llegaron a cubrir los gastos. No obstante, los socios del diestro sospecharon que el motivo del fracaso de su inversión no era justificado.

«Derecho al pataleo», la única herencia de Francisco Rivera de Paquirri

Así, se percataron que en otra de las empresas del torero se facturó 2,3 millones de euros, a lo que ellos adjudicaron un oscuro motivo. Ahora, el juez, les ha vuelto a quitar la razón, tras haber perdido en primera instancia y recurrir la sentencia. La segunda ha vuelto a ser favorable para Fran Rivera, considerando el juez que el fracaso de la empresa se debió exclusivamente a “malas prácticas comerciales” y que “no hubo ningún daño o acción fraudulenta”. Es más, se reconocía que en este revés empresarial ambas partes habían perdido, por lo que no se justificaba de algún modo la grave acusación que realizaron contra el diestro.

Francisco Rivera zanja la polémica sobre el vídeo erótico de la forma más simple

Francisco Rivera se ha defendido en numerosas ocasiones de estas acusaciones, no solo en los tribunales ante un juez. Considera que la auténtica motivación de los socios con los que emprendió la aventura chatarrera en el Congo era exclusivamente “manchar mi imagen”, como así ha vuelto a dejar claro en una entrevista concedida a ‘El Mundo’. Y, por si quedase cualquier rastro de duda sobre las acusaciones que pesaban sobre él, se defendía: “Soy completamente inocente”, sentenciaba, al igual que han hecho dos jueces a su favor.

Esto es lo que opina realmente Fran Rivera sobre Irene Rosales