El periodista Antonio Montero despide a su madre, Ana María Vázquez, después de muchos años luchando contra el Alzheimer. El colaborador compartía la triste noticia con sus seguidores en redes y enviaba un emotivo mensaje dedicado a su progenitora a modo de tributo: «Adiós Mamá. Ya estás en la Eternidad, donde el Tiempo no existe. No hay lágrimas, solo Esperanza. Todos estamos ya contigo en el Reino del Amor. Ya tienes todas las respuestas».

El colaborador de ‘Sálvame’ ha indicado que durante muchos años padeciendo Alzheimer, su padre había sido quien había estado a su lado, velando por ella. «Han servido para que papá te haya cuidado hasta el final y nos haya demostrado lo que es el Amor verdadero». Ha recordado que el matrimonio se conoció hace setenta años: «Qué maravilla!! Qué Vida más divertida y emocionante hemos vivido juntos: Vuestros cinco hijos. Qué manera de guisar más intuitiva y genial. Cómo te gustaba bailar «de coronilla» y cómo te gustaba viajar. Qué buenas amigas has tenido. Cómo has disfrutado siempre de la Vida. Qué genio más divertido!!», indicaba.

Concluye su mensaje señalando que siempre ha sido una mujer entregada a su familia y no duda en que permanecerá junto a todos ellos en el recuerdo: «Mamá vas a estar siempre con nosotros y nosotros contigo porque la mayor parte de ti está en nuestro corazón para siempre. Espéranos en el Cielo y sonríe que todos estamos bien». La condolencias por parte de sus seguidores y amigos no se han hecho esperar, muchos han aprovechado para mandarle el pésame y ánimos en un momento complicado.

La lucha del periodista

Esta muerte se sucede en un momento delicado para Antonio Montero en cuestiones de salud. El periodista revelaba el pasado mes de marzo que tiene un cáncer. «Es algo con lo que tendré que luchar el resto de mi vida, pero todo está bien», afirmaba en ‘Sálvame’.

Una enfermedad que en un principio quiso llevar con la mayor discreción: «Es un tema que conocía el director, que es la primera persona con la que lo hablé. Se lo conté sin darle mayor importancia. No todo el mundo de mi entorno sabe cosas. Dramatizar las cosas no conduce a nada», explicaba. Las primeras alarmas surgieron cuando su compañero Gustavo González contó que estaba atravesando una situación personal difícil.

Respeto a su enfermedad, el exmarido de Marisa Martín Blázquez reconoció que se encontró un bulto el pasado verano mientras se daba crema en la pierna izquierda, pero le quitó importancia y tardó en acudir al médico. «Al final estando en urgencias con un familiar mío por otra cosa pensé ‘voy a preguntar por esto’. El médico me lo palpó y me dijo: ‘Tiene pinta de ser algo sebáceo'». 

Se sometió a dos operaciones durante el año pasado. En la primera, le extrajeron el bulto, del tamaño de una pelota de tenis, en el hospital de Torrelodones. Poco después, tuvo que pasar de nuevo por el quirófano, con el fin de quitar el músculo sartorio, una cinta que atraviesa la pierna desde la rodilla en la cadera, fue entonces cuando habló del tema con el director de ‘Sálvame’.

Respecto a la enfermedad, Antonio Montero habló tranquilo del tema. «Es un tipo de tumor bastante extraño. Es una cosa que hay que controlarla. Me han hecho las pruebas y entiendo que las cosas están bien». Y mostraba una visión optimista: «¿Drama? Cero. Hay que continuar el resto de mi vida. El problema de esto es que puede dar reflejos, metástasis, en otras partes del cuerpo. Una vez que está eso resuelto y ya está».

Asimismo, indicaba que no había sentido ningún temor. «Me hicieron radioterapia desde Navidades. Me achicharraron un poco la pierna y ya está. Salió todo estupendamente y no me tuve que ir a Houston. Esto me ha cambiado la vida cero», afirmaba.

«Mi fe es total»

El periodista, que siempre ha confesado su profunda fe cristiana, reconocía que le había ayudado para superar este bache. «Mi fe es total. He viajado por todo el mundo, he esquiado, he buceado, he exprimido la vida. Soy súper feliz». Además, mandaba un mensaje esperanzador a la audiencia señalando que de estos problemas se sale.

Su exmujer, Marisa Martín Blázquez, se había mostrado «preocupada» por la enfermedad. Antonio Montero, también reconocía que no temía morir y que tenía el testamento preparado desde hace tiempo y las empresas estaban en una buena situación: «No me voy a perder nada. Estoy preparado cada minuto de mi vida para palmarla».