Tamara Falcó y Esther Doña mantienen viva una guerra fría que no dudan en airear públicamente, pero la viuda del marqués de Griñón ahora busca su complicidad y pide respeto a su hijastra


Esther Doña y Tamara Falcó han demostrado que hay muchas cosas que las separan desde mucho antes de que lo único que las unía desapareciese. El único punto en común entre ambas era el amor que sentían hacia Carlos Falcó, el marqués de Griñón. Sin embargo, ha puesto de relieve la falta de comunicación entre su viuda y su hija, que no encuentran un punto de inflexión para acercar posturas, menos ahora que su enemistad está en boca de todos después de que ambas no tuvieran reparos en airearla en sus respectivas entrevistas.

 

Tamara Falcó confesó a SEMANA en su último acto público que no tenía relación alguna con Esther Doña, a quien no veía desde hacía meses y con la que no tenía mucho de qué hablar. En la misma línea apuntó la viuda del marqués de Griñón en su entrevista con ‘La hora’ de La 1, cuando explicó que desde su boda con Carlos Falcó su relación con Tamara había sido distante. Ahora, la exmodelo ha querido tratar de encontrar un punto de inflexión entre ambas y llamar a la cordura antes de que una de las dos hable más de la cuenta y su guerra mediática eche por tierra la cordialidad y el respeto que, al menos, dicen tenerse mutuamente.

Así explica Esther Doña a ‘Europa Press’ cómo se respetan ella y Tamara Falcó y el único motivo por el que desea estrechar lazos con la hija de su marido. Un intento de retomar una relación rota y desgastada que, quizá, sea vista por Tamara como una ofrenda de paz y, con ello, el fin de las hostilidades públicas mediante pullitas lanzadas al aire.