Holaaaa… Última aparición oficial de la semana. Seguimos en Girona, donde ayer los Reyes entregaron los Premios Fundación Princesa de Girona, y esta mañana han presidido la IV jornada «Cómo educar el talento emprendedor» y el encuentro anual «Rescatadores de talento». Pese a lo enjundioso de los títulos no debe despistarnos, pues suele ser una cita de carácter distendido, sobre todo porque hay que tratar con jóvenes inquietos cara a cara, y eso resfresca mucho… Pero Letizia debe estar cansada…

No lo digo porque haya estado ausente o lacia en su tarea, eso no va con ella. Me refiero, por supuesto, a su estética. Repetida, desganada, aburrida, más sosa que sencilla… Vamos, que hoy no quería complicaciones. Ha sido una semana llena de eventos y no se puede estar perfecta todos los días ni una tiene ganas de «darlo todo» en cada salida. La corrección le ha bastado hoy, aderezada con un poquito de pereza. 

Allá vamos con el look: un blanco y negro/ó azul marino compuesto por blusa blanca con tableado frontal y manga francesa de Hugo Boss, pantalones rectos de Hugo Boss y salones básicos de Magrit. ¿Cómo os quedáis?

La blusa se la vimos por última vez el pasado abril durante su visita de Estado a Japón. Entonces la combinó con una falda nueva de Hugo Boss.

Os suena, claro, claro que os suena… Apenas hace unos días que Letizia se puso casi la misma combinación. Ya entonces mostré mi abatimiento… Porque es viernes y estamos en verano, que si no hasta una lagrimita me saldría…

Letizia volvía a lucir su melena suelta y ondulada. Y un maquillaje suave y nada recargado, idóneo para un acto de mañana.

Voy a tratar de alegrarme, venga. A lo único que me puedo agarrar es a esos pendientes de piedra bicolor blanco y azul (de ahí que los pantalones, pese a parecer negros en las fotos, puedan ser azul marino), de Tous, y un nuevo (¿?) bolso.

No disponemos de muchas fotos para verlo mejor, pero parece de piel de cocodrilo. Es de mano, de tamaño mediano y asa corta, con borlas de flecos en los extremos. Un poco historiado. Dentro sobresalía un chal, por si refrescaba, imaginamos, o  por esos aires acondicionados que nos tienen a todos en el Caribe en la calle y en la Antártida en la oficina.

Con estas actividades los Reyes cerraban su presencia en Girona. Algunas han sido por separado, y otras juntos. En resumen, una mañana muy intensa. La Fundación Princesa de Girona está presidida por su hija, la princesa Leonor, que ostenta ese título, pero su corta edad excusa su presencia. En poco tiempo seguro que la vemos por allí. Y en cuanto a Letizia, no sé si su ser está cansado, pero hoy desde luego que le han faltado ganas. El caso es que lógicamente esto estaba previsto y es lo que ha metido en la maleta. Así que si encima es premeditado, un no rotundo.

Hala, nos vamos de fin de semana. A descansar y remontar la semana que viene. ¿Qué le recomendamos? Un look más vitaminado, ¿por ejemplo?

Los Reyes, rodeados de niñas. ¡Feliz finde a tod@s!