«Te quiero infinito, siempre, MAMÁ, espero que me des aliento y fuerza para superar tu ausencia…», ha afirmado la colaboradora.


El fallecimiento de su madre, a los 90 años, ha sumido a Makoke en una profunda tristeza. Una muerta que ha coincidido con una destacada fecha marcada en el calendario, el Día de la Madre. La colaboradora de televisión ha sacado fuerzas de la flaqueza para enviarle un emotivo mensaje a modo de homenaje a través de sus redes sociales.

«Hoy era tu día, no cabe más dolor y amor, he sido tan afortunada de tenerte… todo lo que nos has dado, ese amor incondicional a tus 6 hijas y a tu marido, te hicieron tan especial, que nos has dejado un vacío imposible de recuperar, pero siempre estarás ocupando gran parte de mi corazón». Añade que la familia que ella creó seguirá tal y como la dejó: «con tu legado basado en el amor». Acompaña este mensaje de una preciosa imagen en blanco y negro de la niñez de la colaboradora.

A pesar de su marcha, la exmujer de Kiko Matamoros sabe que nunca olvidará su sonrisa y su característica alegría que siempre reconfortaba a los suyos. «Te quiero infinito, siempre, MAMÁ, espero que me des aliento y fuerza para superar tu ausencia… SIEMPRE ESTARÁS ❤️ GRACIAS», concluye su mensaje.

Muchos de sus seguidores han querido mandarle todo su apoyo en estos difíciles momentos a los que se enfrenta, entre ellos, algunos rostros conocidos. Tamara Gorro publicaba el siguiente comentario: «Amiga… mucha fuerza cariño… Estoy a tu lado en la distancia. Te quiero mucho❤️». Mónica Estarreado también publicaba unas alentadoras palabras: «Allá donde esté velará por ti, ella y él. Amiga sabes que la quería. Ella era y será muy especial. Una gran mujer. Y todas vosotras sois el reflejo de su legado. Una gran familia. Os quiero mucho». Mientras que Marisa Jara le mostraba su pésame y le enviaba fuerza.

Las muestras de cariño han llegado, asimismo, por parte de sus compañeros del programa ‘Viva la vida’, Luis Rollán le decía: «Corazón, ella siempre te cuidará y protegerá. Mucha fuerza, aquí nos tienes contigo». Irene Rosales se ponía mejor que nadie en su piel -ella perdió a su madre hace pocos meses- y le decía: «Siento por lo que está pasando y le mando un abrazo enorme». El pasado sábado, Emma García comunicaba la noticia en directo y aprovechaba para enviarle un fuerte abrazo por parte de todo el equipo.

Sin duda, un importante varapalo que su une a un momento insólito que atraviesa el país sumido en un estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus por lo que las circunstancias son, si cabe, aún más difíciles, ya que están prohibidos los velatorios y los funerales. La comitiva para el entierro o despedida de la persona fallecida se ha limitado a un máximo de tres familiares que deberán respetar un distanciamientos físico, entre uno y dos metros, para evitar la propagación del virus.

Un mazazo no solo para Makoke, también para sus dos hijos, Javier Tudela y Ana Matamoros, que perdían a su abuela. Ambos se encontraban ayer en su casa de Madrid junto a su madre. Anita hacía partícipes a sus seguidores de la triste noticia con una imagen en blanco y negro que pertenece a la juventud de su abuela Lourdes. Sobre la imagen, colocó el emoticono de un corazón roto con el que expresaba su estado de ánimo.

Emotivas felicitaciones por el Día de la Madre

Tanto Javier Tudela como Ana Matamoros han utilizado sus redes sociales para mandarle un emotivo mensaje a su progenitora por el Día de la Madre. Ambos han rescatado instantáneas que pertenecen a su álbum más personal con las que intentaban arrancarle una sonrisa. Javier Tudela afirmaba lo siguiente: «Eternamente agradecido Mamá. Feliz día de la Madre. Te quiero». Mientras que Anita también le decía que la quería.

Una importante pérdida que se produce en un momento en el que Makoke había encontrado el equilibrio en el terreno personal después de un tiempo convulso. A finales de 2018 se separaba de Kiko Matamoros y en diciembre del año pasado ponía fin a su relación con Tony Spain. En su última comparecencia en televisión aprovechó para pedir una tregua a su exmarido: «Nosotros teníamos que habernos separado en 2009. Hubo 10 años más… quiero ser positiva y hacer una lectura positiva. Me quedo tranquila porque luché, esto me hace tener la conciencia más tranquila y te da una fuerza para luego estar más feliz», explicaba.