Javier Sánchez con su abogado Fernando Osuna tras presentar la demanda de paternidad a Julio Iglesias en los juzgados de Valencia.
04/09/2017

El juzgado de primera instancia número 13 de Valencia ha admitido a trámite la demanda de paternidad contra el cantante Julio Iglesias, presentada a finales del mes de septiembre por su supuesto hijo biológico no reconocido, Javier Sánchez-Santos.

El abogado de Javier, Fernando Osuna, ha sido el encargado de confirmar la noticia y ha reconocido que tanto él como su defendido la han recibido con enorme alegría. La admisión a trámite de dicha demanda supone un importantísimo paso para comenzar un largo camino en el reconocimiento de la paternidad de Julio Iglesias.

Fernando Osuna está convencido de que con la prueba científica que posee Javier Sánchez-Santos, una prueba de ADN que no existió en el proceso judicial anterior, y que ofrecería un 99,9 % de posibilidades de que Julio Iglesias sea su padre, esta vez el juzgado hará oídos sordos a cualquier posible recurso que el cantante quiera presentar para frenar un nuevo proceso judicial.

Existe una prueba de ADN que podría ser decisiva para el juicio.

A mediados del mes de septiembre, Fernando Osuna explicó cómo se había obtenido la mencionada prueba de ADN y su validez. Un detective privado fue el encargado de lograr hacerse con esta prueba, que fue finalmente obtenida mediante un objeto que un miembro familiar directo de Julio Iglesias (posiblemente un hijo) desechó en la calle. Dicho objeto (como podría ser, por ejemplo, una colilla) contendría en aquel momento las muestras de ADN necesarias para demostrar la paternidad del cantante en un proceso judicial.

Dicho objeto fue enviado a un laboratorio donde se certificó que existía ese 99,9 % de coincidencia entre el ADN que contenía y el de Javier Sánchez-Santos.

En septiembre de 1992, nuestra revista publicó la noticia de un posible hijo secreto de Julio Iglesias.

Demostrar la paternidad de Julio Iglesias ha sido la lucha vital de Javier Sánchez-Santos. Cuando era tan sólo un niño, su madre, la la portuguesa María Edite Santos, ya demandó al cantante para poder demostrar dicha paternidad, un proceso judicial que fue anulado tras un recurso del cantante en el que apelaba a la no notificación oficial por parte del juzgado para realizarse las pruebas pertinentes a las que nunca se llegó a someter.

Hoy Javier Sánchez-Santos tiene 41 años y una segunda oportunidad  de demostrar por segunda vez, y de una vez por todas, su verdad.