«Rocío, hazlo, pero no lo hagas ahora. Déjale que se le pase. Te va a hacer la vida imposible», ha contado.


Posiblemente haya sido una de las decisiones más importantes en la vida de Rocío Carrasco el día que decidió separarse de Antonio David Flores, padre de sus dos hijos. La hija de Rocío Jurado ha recordado cómo vivió aquel momento y cómo fue la reacción de sus progenitores. Ha destacado la de su padre, Pedro Carrasco, y su dura respuesta. 

© Gtres.

Cuando comunicó a su familia que se iba a separar, tanto su padre como su madre se sorprendieron en un primer momento. «Ponen cara como que no entienden qué ha ocurrido». Fue entonces cuando Antonio David comenzó a llorar con un llanto que ella ha definido como «desconsolado y descomunal».

Su primera reacción fue decirle a su suegra que su mujer ya no le quería. «Se ha aburrido de mí. Mi madre le compadeció y se ablandó al verlo así. Y me dijo que eso no podía ser porque tenía unos niños. No te puedes separar, ¿Qué ha ocurrido?», le preguntó. Por su parte, Rocío Carrasco cortó por lo sano y dijo que no debía entrar en más detalles porque la decisión estaba tomada. «Él se quedó llorando repitiendo que le había usado y que no le servía».

RTVE

La reacción del exboxeador fue sorprendente, le dijo muy serio: «Rocío, hazlo, pero no lo hagas ahora. Déjale que se le pase. Te va a hacer la vida imposible, Rocío. No lo hagas ahora, hazlo más adelante». Sin embargo, ella sabía que no podía esperar y que el matrimonio estaba más que terminado.

Una noticia que no fue bien acogida

Posteriormente viajaron a Málaga para comunicarles la noticia a la familia de Antonio David Flores. La reacción de la madre de este fue muy parecida a la que tuvo en su momento su hijo, señaló que «se había aburrido» y cansado del matrimonio. Ha recordado que «tuvo que parar en seco a una de sus hermanas». Añadía que ni ella «ni la noticia fue bien acogida en esa casa».