Diego Matamoros (1)

Diego Matamoros confiesa sus miedos: «No todos los días son buenos»

En una sincera carta a sus seguidores, el hijo de Kiko Matamoros da pautas para desterrar «los demonios interiores». Así, aconseja: «No dejes que las dudas y los miedos sean parte de ti».

Si hay un personaje capaz de lanzar mensajes profundos en las redes sociales y conectar con sus seguidores sobre sus pensamientos más personales, ese es Diego Matamoros. El joven, acostumbrado publicar sus reflexiones en Instagram, ha vuelto a abrir un rincón de su alma.

Una vez más, el hijo Kiko Matamoros ha desnudado su corazón para decir en voz alta lo que pasa por su cabeza. «El otro día tuve un día de rayada existencial, cogí las zapas y empecé a caminar solo con mis pensamientos. De hecho creo que está foto escenifica muy bien el momento de soledad, múltiples pensamientos y cierto momento de introspección, por eso he querido compartirla», arranca diciendo en su último post.

«Me alegro de haber cambiado»

«Al hacerme esta foto quería mostraros por un lado el mostrarme a mi mismo pero también ocultar una parte de mí, mi yo interior que no quiere mostrarse y quiere que los problemas sigan ahí inconscientemente, que no circulen más que miedos y que ganen las dudas», continúa. «Es evidente que no todos los días son buenos, ni todas las decisiones acertadas, me alegro de haber caminado (no solo en el sentido más literal de la palabra, mi mente también lo hizo), haber podido ordenar miedos, pensamientos que no eran acordes a lo que últimamente estoy viviendo, actitudes y aptitudes».

Foto: Instagram

En su carta ‘online’, el ‘influencer’ destaca la importancia de luchar cada día por conseguir aquello que se desea. «Llegué a la conclusión que nos merecemos lo mejor, pero para llegar a ello hay que trabajarlo, no podemos esperar sentados a que de la noche a la mañana aparezca alguien, seamos felices, el trabajo nos vaya de lujo, estemos rodeados de amistades válidas y verdaderas sin que hagamos nada por cuidar esa parcela y lucharla», dice.

«Un día de mierda lo supe trasladar a un día de echar demonios interiores»

«El dicho que “nada es fácil, nada es difícil, nada es imposible” tiene su mayor lógica en los peores momentos, como bien voy aprendiendo desde hace poco, todo lado negativo tiene su punto positivo, su lado interesante», añade. «¿Y sabéis qué? Un día de mierda lo supe trasladar a un día trabajado, de positivismo, de echar demonios interiores, de conocerme más, de saber qué es lo quiero, en ser mejor».

Diego Matamoros
Redes sociales

Por último, concluye: «Tengo muy claro que la vida nos pone por delante problemas diariamente pero nuestra es la obligación de trabajarlos, de saber entenderlos, de sortearlos… que el miedo no te agarrote, es el peor de todos nuestros enemigos, no dejes que las dudas y los miedos sean parte de ti, léete, exprésate y trabaja sobre eso mismo, escúchate». Como post data, señala: «En esta misma foto hay un mar de nubes, una cara semioculta y un hueco de cielo azul, ya decides tú con qué quedarte! Yo desde luego que me quedo con el hueco de cielo azul 😘😉».