Diego Matamoros aterrizó hace siete meses en MTMAD, donde tiene su propio canal, sin embargo, su contenido ha dado un giro radical.


Además de los contratos publicitarios en redes sociales y los ingresos que percibe por ello, Diego Matamoros cuenta con otro trabajo gracias a ser un rostro conocido que actualmente genera interés mediático. Al igual que otros famosos como Susana Molina, Violeta Mangriñán o incluso su exmujer, Estela Grande, el hijo de Kiko Matamoros tiene un canal propio en la plataforma de Mediaset, MTMAD, que para él supone una fuente de beneficios mensuales. De hecho, cada semana él mismo promociona los capítulos que graba para ‘Borré cassette’, sin embargo, hay un aspecto que ha llamado profundamente la atención. Su contenido ha variado en los últimos meses, de hecho, casualidad o no, en su mayoría los episodios están relacionados de una u otra manera con su pareja, Carla Barber, con la que se encuentra profundamente feliz. En concreto, con el universo de esta médico estética por la que Diego Matamoros bebe los vientos.

Si bien anteriormente hablaba de los sentimientos que tenía hacia Estela, mostraba su casa a los espectadores o relataba cómo había sido la reconciliación con su hermana, Laura Matamoros, ahora los temas que tratan han dado un giro radical. El enfoque es menos personal y nos permite menos conocer a Diego, pero sí a ciertas experiencias o servicios de los que él disfruta, los cuales, por cierto, están especialmente unidos a la canaria, Carla Barber. Hablamos, por ejemplo, del entrenador personal a través del cual la doctora trata de lucir un esculpido cuerpo. Con él la joven ha fraguado una bonita amistad, prueba de ello que tanto ella como Diego Matamoros y unos amigos entre los que estaba él hayan disfrutado de unos días de Ibiza. Este deportista precisamente aparece en uno de los últimos capítulos de Diego, donde le enseña a mantener una rutina de ejercicio para tener una figura de 10, hecho que le permite a este instructor de deporte hacerse más conocido entre los seguidores de Diego. Pero este no es el único detalle a analizar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Un círculo que se cierra. 💙💙

Una publicación compartida de Diego M. Flores (@diegomatflo) el

Poco antes Diego Matamoros disfrutó de algo privilegiado y que no está al alcance de todos, un chef que le preparó sushi por y para él de forma exclusiva en su hogar, lo que hoy en día se llama ‘Sushi man‘. Un cocinero que es muy familiar para Carla Barber, ya que era muy habitual que ese en concreto acudiera a su casa cuando ejercía de anfitriona y cuando, de hecho, estaba casada todavía con Camilo Esquivel. Con él Diego intentó aprender altas técnicas de cocina hace algunas semanas, pero hay más lujosos planes relacionados con Carla. Varios han sido los viajes que él y Carla han realizado este verano, periplos que han grabado y en los que se han alojado en espectaculares villas que quizás también disfruten por colaboración, algo muy habitual entre influencers. Ellos los enseñan en sus perfiles, donde los anuncian a bombo y platillo y los hoteles a cambio les ofrecen alojarse de manera gratuita.

Así las cosas, otro de los asuntos que Diego ha abordado en su canal de MTMAD ha sido el de los retoques estéticos, revelando cuáles sí se ha realizado y en manos de quién haría los próximos. Por supuesto, de su pareja, Carla Barber. «Lo haría con la mejor del mundo, mi pareja», dice el propio Diego. Tras 7 meses en este canal de MTMAD Diego Matamoros continúa sorprendiendo y dando giros de tuerca a canal de Mediaset que permite conocer mucho más de cerca a este rostro tan conocido.