El futuro de Alfonso Merlos en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid ya está más que claro. Si quiere continuar en él debe aceptar una serie de condiciones.


La estabilidad laboral de Alfonso Merlos pendía de un hilo. Su escándalo sentimental con Marta López y Alexia Rivas supuso un terremoto y tras él otros vendavales que él nunca hubiera imaginado. Entre ellos, el hecho de que se pusiera en duda si el periodista debía seguir ocupando su puesto como Director de Comunicación en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid después de haberse saltado supuestamente el confinamiento y después de descubrirse irregularidades en su contrato. Ante estas razones de peso, la Junta de Gobierno se reunió este lunes con el fin de decidir su futuro en la ICAM y la decisión es, según muchos letrados, sorprendente.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

estamos trabajando en ello…

Una publicación compartida de Alfonso Merlos (@alfonsomerlosoficial) el

En un debate telemático de más de cinco horas se determinó que Alfonso Merlos continuará en la ICAM, pero con muchas condiciones. Así lo asegura Confilegal, medio que ha tenido acceso a fuentes de ICAM: «Vamos a dar una segunda vuelta a la cosa. Se va a revisar su contrato, se va a estudiar si es más apropiado un contrato laboral o como autónomo y si puede seguir yendo a las televisiones, como hasta ahora, porque consideramos que muchas de esas apariciones son incompatibles con ser director de Comunicación del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid». A pesar de que la pasada semana Merlos se convirtió en el gran ausente en debates políticos, es común verle en los platós de magacine como contertulio. Un trabajo que podría llegar a su fin en el caso de que se le impidiera acudir a la televisión, por lo que de aceptar renunciaría a una gran cantidad de dinero al mes.

Hace tan solo unos días ‘Merlos Place‘ se convertía en el asunto rosa más comentado del confinamiento. Consiguió dar la vuelta al mundo hasta tal punto que muchísimos medios tanto extranjeros como en nuestro país se hicieron eco de este triángulo amoroso que ahora pone en jaque el cargo de Merlos en el ICAM. Su contrato es mercantil y supone un sueldo de más de 180.000 euros que hay quien considera innecesario. Ejemplo de ello,  la Asociación Libre de Abogados (ALA) que reclamó su cese por «irregularidades mercantiles» en su contrato. SEMANA quiso que su presidenta, Ángeles Chinarro, sea quien nos explicara directamente cuál es la situación de Alfonso Merlos en el Colegio de Abogados de Madrid y porqué han pedido su despido.

Desde esta asociación de abogados nos aseguraron que Alfonso Merlos ni había depositado las cuentas, ni tampoco se había presentado al concurso ni a la convocatoria pública, y todo ello por un valor de más de 181.000 euros. Según ellos, no cumplía con los requisitos; sin embargo, la compañía de Merlos, Trocadero Comunicación, fue contratada de todos modos. Una contratación que indicaban que llegó después de que asesorara al actual decano de ICAM, José María Alonso, para ganar las elecciones hace tres años. «Los motivos del cese están siendo alegados desde que se le nombró. Desde que se le nombró a finales de 2017, justo tras la campaña que ganó el Decano, en las siguientes asambleas exigimos una serie de pautas. Queríamos transparencia tanto en su contrato como en las irregularidades que existían», apuntaba la letrada a este medio. No obstante, nunca han obtenido respuesta. «Hemos pedido desde el minuto uno que se nos facilitara el contrato y hemos pedido que nos dieran explicaciones por el cese de los trabajadores que antes se encargaban de la comunicación. Se han blindado y con eso ya te dejan la boca cerrada. Para ellos la protección de datos es un muro de contención y se amparan en eso. Alfonso Merlos tampoco nos ha dicho nada», añadían desde ALA.