«El bullying te lastima, a mí me transformó. Hoy estoy aquí de regreso, renovada, reintentada y lista», ha indicado la cantante.


El pasado mes de abril, un vídeo de Paulina Rubio dio la vuelta al mundo y corrió como la pólvora por las redes sociales a raíz de la extraña actitud de la cantante. «Yo me quedo en causa», decía equivocada y trabándose, además de retocarse el pelo y frotarse la nariz. Unos meses más tarde, la que fuera coach de ‘La Voz’ ha roto su silencio en redes sociales a través de un vídeo en el que pide disculpas sobre aquel fatídico día.

Paulina Rubio

Paulina Rubio ha decidido sanar las heridas que algunos «comentarios hirientes» que ha recibido a raíz de su polémica actuación del concierto benéfico «One World: Together at Home». «El bullying te lastima, a mí me transformó. Hoy estoy aquí de regreso, renovada, reintentada y lista. No para volver a empezar, sino para darle la vuelta a la página e iniciar una nueva. Escribiéndola con la tinta de la alegría que nos regala, el estar vivos», ha comenzado a explicar la cantante en su cuenta de Instagram.

La mexicana se ha mostrado como la responsable de todo lo que sucedió puesto que, tal y como relata, al ser un personaje público debería dar ejemplo, aunque como ser humano también comete errores. «Meto la pata y la riego y, de verdad, aprendo de mis errores. Lo que empezó como un concierto en vivo, como una iniciativa para poner mi granito de arena, resultó en uno de los peores días de mi vida», admitía.

Paulina Rubio

“Fue desastroso, pero aprendí de ello. Mucho de lo que se ha dicho es mentira, pero no estoy aquí para justificarme ni para pedir perdón, estoy aquí para sacarme la espinita, para que el día de mañana cuando mis hijos sean grandes y vean esto, sepan de dónde vengo y sepan que tengo muy claras mis prioridades, que son mis hijos, mi familia y mi público, la gente que me quiere y que me ha hecho”, proseguía.

Por otro lado, la cantante ha hecho hincapié en que tiene los pies en la tierra y le ha lanzado unas palabras de agradecimiento a todos sus fans, quienes se han mostrado al pie del cañón. «Hay mucha Paulina para ustedes, para mi familia y para mí misma. Me siento bien, no tengo nada que ocultar. Soy transparente, vulnerable y honesta. Los quiero mucho”, finalizaba.

Colate y Paulina Rubio y su nueva polémica

GTRES

En medio de toda esta polémica, Paulina Rubio y Colate han vuelto al foco de la noticia. En concreto, la expareja ha protagonizado un sonado encontronazo a raíz de que la cantante no quisiera entregarle al hijo que tienen en común a su padre. Esto ha provocado una gran trifulca que obligó a que la policía interviniera. La de ‘La Voz’ tardó varias horas en entregar a su hijo. Como hace siempre que tiene que recoger al pequeño, Colate acudió a la vivienda de Paulina Rubio para recoger al hijo que tienen en común después de que este pasara unos días con su madre en el domicilio de ella.

Ella no le abrió la puerta. Unas horas después, al ver que Paulina Rubio seguía sin dar señales de vida, Colate decidió llamar a la policía, que se trasladó hasta el domicilio de la cantante. Los agentes tuvieron la misma suerte que Colate, puesto que la cantante tampoco les abrió la puerta. «Hoy he ido a recoger a mi hijo y he estado una hora y pico en la puerta de la casa, lo de siempre… me he venido a casa sin mi hijo. Es un horror, sobre todo para los niños, porque a los que se les hace daño es a los niños. Pido que las madres no utilicen a los hijos para hacer daño a sus padres», decía rotundo en relación al tema que trataban sobre la custodia de los hijos de Angelina Jolie y Brad Pitt.

Este sábado, Colate ha intervenido en ‘Viva la vida’ para dar su opinión de los hechos y ha aseverado que lleva nueve años luchando por el bien de su hijo y que no le sorprenden las situaciones a las que ha llegado con su expareja. «Forma parte de mi vida habitual, nunca he intentado quitarle la custodia a la madre de mi hijo, forma parte de mi día a día. Desgraciadamente es algo que me pasa a mí y a mucha gente. Llevo luchando por esto nueve años, ya me he acostumbrado, el único problema es que tenemos un hijo y el que lo sufre es él», ha admitido.