El actor, icono de la Nouvelle Vague francesa, rodó con grandes cineastas como Godard, Truffaut y Chabrol.


Fue uno de los grandes intérpretes de la ‘Nouvelle Vague’, el movimiento cultural con el que muchos cineastas franceses crearon una nueva manera de trabajar y de expresarse a finales de los años 50. Jean-Paul Belmondo, actor, productor y director de cine y teatro, ha muerto este lunes a los 88 años. Según ha contado su abogado a los medios de comunicación, ha ido “apagándose tranquilamente”.

Una larga enfermedad se ha llevado a un intérprete icónico, carismático nacido en en Neuilly-sur-Seine, en el seno de una familia acomodada. Hijo de una pintora y del escultor Paul Belmondo, recibió una educación privilegiada y se codeó desde la infancia con gente adinerada, aristócratas y bons vivants de su época. Y aunque no destacó por ser un gran estudiante, lo cierto es que se juntó con la flor y nata del universo cultural  de la periferia burguesa parisina en la que dio sus primeros pasos como artista. Allí forjó grandes amistades, como la de Jean-Pierre Marielle y Jean Rochefort.

«Soñaba con ser payaso. Solo me interesaban el circo y el boxeo», confesaría tras haber logrado el éxito en la gran pantalla. Tras hacer sus pinitos en cabarets y pequeños teatros, logró convertirse en una de las figuras emblemáticas de la Nouvelle Vague cinematográfica, codeándose con François TruffautJean Luc Godard y Claude Chabrol, entre otros. ‘Al final de la escapada’ (1960), de Godard, y ‘El confidente’ (1962), de Melvill, han sido dos de sus largometrajes más conocidos internacionalmente. Cabe destacar que trabajó con los grandes realizadores galos de su tiempo: Marcel Carné, Marcel OphülsÉdouard Molinaro, Marc Allegret, Claude Sautet, etc.

GTRES

En el cine encarnó al caradura, al feo con la autoestima elevada capaz de ligar a la chica que se le antojase.. al eterno seductor. Aunque su físico nunca correspondió al de los cánones, fue todo un galán de cine. Capaz de competir con la hermosura de un atractivo congénere, Alain Delon con el que mantuvo una excelente relación de amistad dentro y fuera de los focos. Coincidieron en filmes como ‘Una rubia peligrosa’ (1958), ‘Borsalino‘ y ‘Uno de dos’.

Sus años de gloria en el cine comenzaron a partir de 1960. Entonces protagonizó largometrajes como ‘A todo riesgo’, de Claude Sautet, donde trabajó con Lino Ventura; ‘Moderato cantabile’, una adaptación de la novela de Marguerite Duras de Peter Brook en la que coincidió con Jeanne Moreau; o ‘Dos mujeres’, de Vittorio de Sica, su primer papel en una película italiana. En dicha cinta trabajó como Sophia Loren. También arrasó en pantalla con ‘La sirena del Misisipi’, de Truffaut, ‘Una mujer es una mujer‘ (1961), y Pierrot, el loco (1965)

En total participó en 90 películas y unas 40 obras de teatro. A finales de los años ochenta se centró en su labor sobre las tablas, y compró una sala en París. Entre sus galardones más destacados figuran la Palma de Honor de Cannes que le concedieron en 2011 y el César de Honor, que recibió en 2017. Su última película fue ‘Un hombre y su perroen 2008.

Se casó en tres ocasiones, con Renée Constant, Natty Tardivel y Barbara Gandolfi. Y tuvo un total de seis hijos. Se le atribuyen romances con famosas como la ‘chica Bond’ Ursula Andrews o Laura Antonelli. Su última relación conocida fue con la cantante de origen brasileño Carlos Sotto Mayor, con quien ya había tenido una relación décadas antes y quien lo ha acompañado hasta el final.