Melania Trump ha realizado su última tarea como primera dama estadounidense llevando la Navidad a todos los rincones de la Casa Blanca. Muchas han sido las críticas por su decoración navideña, dado que la ven carente de imaginación y algo pobre


Donald Trump ha mostrado su reticencia a abandonar la Casa Blanca por las buenas y es que se niega a aceptar de buen grado que Joe Biden le ha ganado las elecciones presidenciales y le ha arrebatado el Despacho Oval. A la espera de que se produzca el correspondiente traspaso de funciones y, por supuesto, de casa, Melania Trump sigue entendiendo la mansión presidencial como su propio hogar y como tal ha querido decorarlo de cara a las fiestas navideñas, a sabiendas que serán sus últimas Navidades como primera dama de los Estados Unidos y como encargada de decorar cada detalle de la casa presidencial en estas señaladas fechas.

 

Es quizá por eso el motivo por el que Melania Trump ha echado el resto en su última tarea como primera dama estadounidense, poniendo todo su empeño en hacer que la decoración navideña de la Casa Blanca luzca perfecta e imponente. Cada estancia de la mansión cuenta con su propia ambientación navideña, donde destacan los abetos perfectamente decorados casi al milímetro, despachos con detalles navideños y muchas luces y color para celebrar unas fiestas, aunque sea lo único que haya para celebrar en el matrimonio Trump en estos momentos.

La tradición de que sea la primera dama la encargada de elegir personalmente la decoración navideña de la Casa Blanca se impuso con Michelle Obama. Una reciente tradición que los Trump no han querido romper, imponiéndose en los últimos cuatro años el criterio de Melania Trump en esta importante tarea. Un encargo que le llena de especial ilusión, como así se desprende del vídeo que la propia exmodelo ha compartido en las redes sociales oficiales de la Casa Blanca, en el que recorre cada estancia de la mansión para mostrar el resultado de su arduo trabajo de acondicionamiento para acoger la Navidad entre sus muros.

Eso sí, son muchos los que han destacado que Melania Trump no ha querido esforzarse demasiado este año, en comparación con los anteriores a la hora de llevar la Navidad a la Casa Blanca. Denominan su nueva decoración algo conservadora, sin demasiadas pretensiones de llamar la atención y escasa de imaginación. Sea como fuere, durante las próximas semanas, la Casa Blanca luce con otro espíritu, poseída por abetos repletos de coloridas guirnaldas, luces, bolas relucientes, infinidad de plantas de Pascua, numerosos motivos invernales en cada rincón y un cálido ambiente navideño.

Foto: Gtres

“Durante estas fechas tan especiales, estoy encantada de compartir esta decoración llamada ‘La belleza de América’ con la que he querido rendir homenaje a la majestuosidad de nuestra nación. Vamos a celebrar juntos esta tierra a la que con orgullo llamamos hogar”, comienza a explicar Melania Trump, sabedora de la gran oportunidad que le han brindado los estadounidenses durante esta etapa de su vida: “Durante los últimos cuatro años he tenido el honor de viajar por algunos de los paisajes más bonitos de nuestra nación, así como de conocer a los ciudadanos patriotas y compasivos que viven allí. De costa a costa, el vínculo que comparten todos los estadounidenses es el aprecio por nuestras tradiciones, valores e historia, que fueron la inspiración detrás de las decoraciones de este año. Quiero dar las gracias a todo el personal y los voluntarios que trabajaron para asegurarse de que la Casa del Pueblo estuvieron lista para la temporada navideña. Os deseo a todos una Feliz Navidad y un feliz y saludable Año Nuevo”, se despide Melania Trump, que en un mes y medio dejará de ser la primera dama de los Estados Unidos.