Tras soltar formalmente su divorcio de Kanye West, la madre de Kim Kardashian ha hecho pública su opinión sobre la separación.


Después de muchos altibajos, el pasado 20 de febrero, Kim Kardashian solicitaba de forma oficial su divorcio de Kanye West. La influencer ponía así fin a su historia de amor con el rapero tras haber intentado por activa y por pasiva arreglar su situación. Desde entonces, ninguno de los miembros de la familia más conocida de Hollywood se ha pronunciado al respecto. Hasta ahora. Kris Jenner ha roto su silencio y ha explicado cómo se encuentra su hija tras la separación.

Redes sociales

La matriarca del clan se ha mostrado políticamente correcta a la hora de hablar del divorcio de su hija con Kanye West. En concreto, Kris Jenner ha asegurado que Kim Kardashian se encuentra muy bien a pesar de haber tenido que poner fin a su relación con el cantante. «Lo bueno que tenemos en nuestra familia es que siempre estamos ahí los unos para los otros. Nos apoyamos y nos queremos mucho, muchísimo», ha comenzado a explicar la empresaria en el podcast ‘The Kyle & Jackie O Show’.

Tras esto, Kriss Jenner ha insistido que, a pesar de los difíciles momentos que acarrea un divorcio de tal magnitud, solo espera que los hijos que mantienen en común sean ajenos y sigan viviendo felices y en armonía. «En este caso, todo lo que quiero es que ellos dos sean felices. Mi verdadero objetivo como madre es ayudar a mis hijos a que sean felices», sentencia la madre del clan Kardashian.

En las últimas semanas, una persona del círculo cercano de la influencer ha asegurado que esta se encuentra mucho mejor después de haber pedido el divorcio a su marido. En concreto, tal y como se publicó en ‘E! News’, el proceso de separación entre ambos no debería llevar mucho tiempo pues que ambos han puesto todas sus solicitudes sobre la mesa. Sin embargo, parece que es Kanye West quien está llevando peor la situación. Según explica esta fuente cercana a Kim Kardashian, el artista ha cambiado de número de teléfono para no tener que lidiar con su futura exmujer. «Ella no puede comunicarse con él directamente. Él hablará con sus hijo a través de su equipo legal, quienes serán los encargados de organizar las quedadas», recoge el medio estadounidense.

De la misma forma, según publica ‘The Sun’, después del impacto que ha tenido la entrevista de los duques de Sussex con Oprah Winfrey, Kim Kardashian planea contar su verdad sobre la relación y el divorcio con Kanye West frente a la veterana periodista. Por el momento, Kim Kardashian no tendría prisa en que esta se produzca y está esperando al momento idóneo para hacerlo.

Un matrimonio lleno de altibajos

En verano de 2020, las informaciones sobre un bache en la relación entre Kim Kardashian y Kanye West han acaparado los titulares de la crónica social. A pesar de que se ha confirmado el divorcio de forma oficial este mes de febrero, lo cierto es que no es una noticia que ha pillado por sorpresa a la población. En verano de 2020, fuentes cercanas a la pareja confirmaban al mismo portal de noticias que ambos estaban haciendo vidas separadas desde hace más de un año.

Después de que Kanye West le pidiera disculpas públicamente a raíz de una serie de tuits en los que insinuaba que su mujer y su suegra, Kris Jenner, habrían intentado secuestrarle para internarle en un hospital, Kim Kardashian viajó hasta el rancho que tienen en Wyoming para lanzarle un ultimátum. Según publicaba por entonces la revista ‘People‘, la socialité sentía que había hecho todo lo que ha podido para que la relación siguiera adelante, aunque considera que su marido no está cumpliendo con los cambios que le había pedido. Esto ha provocado que Kardashian se llegue a plantear decirle adiós y terminar su matrimonio.

«West quiere que la relación continúe, pero no entiende lo que le plantea Kim Kardashian. No ha cambiado nada de lo que ella le dijo que necesitaba cambiar. Kim está muy dividida, no quiere divorciarse con cuatro hijos y son su mayor preocupación», indica un amigo cercano a la pareja a la revista anteriormente mencionada. Asimismo, también hacen hincapié en que no se están planteando un divorcio, pero inciden en que llevan más de un año viviendo separados. Esta noticia llegaba tan solo unas semanas después de que el matrimonio se fuera a un rancho de Colorado con sus pequeños para desconectar de su realidad y así poder intentar arreglar su relación. Una estrategia que no ha dado frutos.