El hotel de París en el que Leo Messi se hospeda ha sufrido un robo de dinero y joyas que se cifra en millones. Él paga por su suite 20.000 euros por noche y quizá las medidas de seguridad no justifiquen tanto gasto


Un grupo de ladrones profesionales y organizados en una banda han asaltado el lujoso hotel Le Royal Monceau de París en el que se encuentra hospedado Leo Messi y su familia desde que se instalase en la capital francesa para vestir la camiseta de centrocampista del PSG. Desde el pasado 10 de agosto el jugador y su mujer, Antonella Rocuzzo, además de sus hijos, han ocupado una de las exclusivas suites del establecimiento que ahora ha sufrido el robo por parte de una banda organizada. Un asalto que se ha traducido, tal y como destacan numerosos medios internacional, en un botín que asciende a miles de euros en efectivo, joyas de incalculable valor económico y personal y demás enseres de cuatro habitaciones distintas.

Por suerte para Leo Messi y su familia, la suite que ocupan en tan prestigioso hotel parisino se ha librado del asalto y los ladrones no han llegado a acceder a sus estancias. Eso sí, estuvieron muy cerca del jugador argentino, su esposa y sus tres hijos, dado que los cacos, tal y como se muestran en las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad del establecimiento, entraron a través de una puerta del balcón de la sexta planta que había quedado abierta. Un piso por debajo de donde se hospedan los huéspedes más famosos del hotel en estos días, que se encuentran en la séptima planta a salvo, al menos ahora, de los ladrones.

Las medidas de seguridad del hotel parisino se habían reforzado cuando Leo Messi y su familia entró a formar parte de sus elitistas huéspedes. Sin embargo, este redoble de esfuerzos por proteger la integridad y seguridad de sus clientes no ha sido suficiente para mantener alejado a los ladrones de los preciados enseres de cuatro habitaciones. Así se demostró con el asalto que sufrió el hotel Le Royal Monceau de París del miércoles de la pasada semana y que se ha dado a conocer ahora, cuando las pesquisas policiales han realizado su trabajo, aún sin éxito, al no haber podido identificar a estos amigos de lo ajeno que sabían que en sus habitaciones se alojan grandes fortunas y, con ello, podrían obtener un ingente botín, como así ha sido.

“Pagar una fortuna por un lugar elegante y seguro y que alguien entre en tu habitación es muy perturbador”, se quejaba uno de los huéspedes del hotel Le Royal Monceau al diario ‘The Sun’. Esta misma fuente anónima consultado por el citado medio asegura que “la policía nos dijo que vieron a dos hombres con una bolsa en el techo con cámaras del circuito cerrado de televisión, pero no pudieron identificarse. Dijeron que también se reportaron otros tres robos. Un tipo marroquí de la habitación de al lado me dijo que le habían robado el reloj”, añadía esta víctima del asalto al hotel en el que Leo Messi había entregado la seguridad de su familia y de sus enseres personales.

Un suceso que seguramente le haya hecho replantearse la idoneidad de contar con sus servicios de aquí en adelante o si, como ya entraba en sus planes, buscar una casa en la que emplazarse en la capital francesa. Se ha comentado que Leo Messi paga por su estancia cerca de 20.000 euros diarios, un montante muy alto que quizá no haya merecido la pena, por muchos placeres y lujos que se le ofrezca, teniendo en cuenta que a punto ha estado de ser víctima de un desagradable robo, como así le ha sucedido a cuatro de sus vecinos. Situado en la prestigiosa Avenue Hoche, cerca de los Campos Elíseos y del Arco del Triunfo, este hotel también fue el elegido por Neymar para pasar sus primeros días en París tras fichar por el PSG en el verano del 2017. Quizá este suceso precipite su salida del hotel y encontrar al fin la casa buscada que se amolde a sus necesidades familiares y que cuente con el lujo que se le presupone a una estrella del futbol internacional.

Una búsqueda de un nuevo hogar que no ha dado aún sus frutos y de la que parecen haber terminado algo agotados, pues cuando se decantaron por una casa perfecta para ellos, Leo Messi se enteró de que estaba siendo víctima de una estafa. Se interesó por un palacio, conocido como Palais Rose, situado en el lujoso Parque Ibis del Vésinet, a 20 kilómetros de París. Cuando iba a firmar el alquiler de la casa se percató de que las cuentas no cuadraban y se dio cuenta a tiempo de que el propietario había decidido subir el precio del alquiler en 10.000 euros al saber de que Leo Messi se encontraba detrás de las negociaciones. Quizá el hecho de saber que el futurible inquilino era uno de los futbolistas mejor pagados del mundo le hizo ansiar más dinero y al final se ha quedado sin cerrar el trato y con la acusación de ser algo aprovechado. Pero pocos le condenan, al entender que estaba en su derecho y que para el jugador no supondría un problema mayor gastarse 10.000 euros más al mes por el palacio de sus sueños en pleno París.