Carolina Monje siempre ha optado por mantenerse en un discreto segundo plano a pesar de que la prensa ha querido saber cómo se encuentra tras la muerte de su novio, Álex Lequio.


Carolina Monje, la novia de Álex Lequio, sigue con su día a día en Barcelona. La joven volvió hace unos días a la ciudad condal, donde he empezado con su rutina después del duro golpe que ha recibido por la muerte de su pareja a los 27 años tras una incansable lucha contra el cáncer que padecía.

La joven no se acostumbra a encontrarse con la prensa cuando hace algunos recados por las calles de Barcelona. De hecho, Carolina Monje ha vuelto a hacer gala de su discreción a la hora de hablar de los padres del que era su novio, Ana Obregón y Alessandro Lequio. La que fue novia de Álex Lequio no confirma si continúa manteniendo el contacto con la actriz y el colaborador de televisión tras la pérdida de su hijo.

La joven intenta volver a la normalidad y realiza unas gestiones por la ciudad condal en solitario. «Carolina, perdona que te abordemos así, sólo darte el pésame. ¿Sigues hablando con Ana y con Alessandro Lequio?», le pregunta la periodista. Sonriendo, Carolina solo es capaz de decir: «Gracias».

En cuanto al reciente fallecimiento de Luna, la perrita que tenían Ana Obregón y su hijo Álex Lequio, Carolina prefiere no decir nada al respecto. No hay duda de que son unos duros momentos para la joven, que tras la muerte de Álex, ha vuelto a Barcelona, donde se está apoyando en su familia y en sus amigos.

Carolina Monje sigue con su día a día en Barcelona

Carolina Monje y Álex Lequio vivían juntos en Madrid, y habían hecho planes de futuro, unos planes que se vieron truncados el pasado 13 de mayo cuando el hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio falleció en un hospital de Barcelona tras dos años de lucha contra el cáncer.

Carolina Monje siempre se ha mostrado discreta respecto a su relación y ha permanecido en un segundo plano, pero siempre lo ha hecho al lado de su novio y la familia de él, a quien hemos visto muy unida durante los últimos meses, tanto en el hospital donde Álex estaba recibiendo tratamiento como posteriormente en el funeral que tuvo lugar en el Cementerio de La Paz de Madrid.

 

 

Vuelta a la normalidad

Carolina Monje ha ido volviendo a la normalidad y a su vida cotidiana poco a poco en Barcelona, hasta donde se dirigió unos días después del funeral de Álex Lequio. Ya instalada en Barcelona, la joven empresaria se ha dejado ver en varias ocasiones por las calles de la ciudad condal, donde ha estado haciendo algunos recados. Y es que después de varias semanas completamente inactiva y desconectada del mundo, viviendo el luto con los suyos, Carolina tiene que seguir adelante y enfrentarse a la vida. La joven ha vuelto a acudir al banco a hacer sus gestiones pertinentes y posteriormente se ha montado en un taxi.