Carmen Borrego ha atendido a la revista SEMANA después de que durante los últimos días haya recibido críticas tras una videollamada en ‘Viva la vida’.


Carmen Borrego se convertía este fin de semana en el centro de todas las miradas. Intervino en ‘Viva la vida‘ a través de una videollamada en la que la colaboradora del magacín aseguró haber dado positivo por segunda vez en coronavirus. En su conexión, se mostró hastiada de su extremo aislamiento, pues llevaba muchos días recluida en su habitación, pero un detalle le puso en el ojo del huracán. Durante su conexión su marido, José Carlos Bernal, pasó a su espalda, lo que provocó que las redes sociales la tacharan de «mentirosa». Mientras algunos dudaban de su enfermedad, había quien tan solo resaltaba que se había saltado las estrictas medidas de protección o incluso tuiteros que comparaban esta ‘pillada’ con la de Alfonso Merlos y Alexia Rivas. Para conocer la versión de la protagonista SEMANA se ha puesto en contacto con Carmen Borrego, quien nos concede sus primeras declaraciones tras el escándalo.

La hija de María Teresa Campos está molesta con el revuelo generado y aclara qué sucedió durante la conexión. «Sigo enferma desgraciadamente, sigo dando positivo y mi marido solamente pasó para cerrar una puerta. ¿Qué importancia tiene? Mi marido estaba con una mascarilla a tres metros de mí. Yo he estado el tiempo que he estado aislada que han sido veintitantos días, sigo sin poder estar en una misma habitación con mi marido ni en un mismo espacio, pero ya puedo salir de mi habitación porque mi carga viral es mínima gracias a Dios», asegura a esta revista. Poco a poco Carmen va venciendo a la enfermedad, aunque todavía no ha logrado superarla. De hecho, sigue respetando algunas medidas de seguridad en su convivencia familiar con el fin de no contagiar a ninguna de las personas con las que reside en su vivienda.

«No puedo comer en la misma mesa con mi marido, ni puedo dormir en la misma habitación que él, ni puedo hacer nada a su lado. Los médicos me dicen que haga lo que yo quiera, pero es una cuestión de responsabilidad porque yo tengo ahora muy poca carga viral, pero aún así puedes contagiar. Yo lo he pasado con síntomas leves porque lo he podido pasar en mi casa, pero la responsabilidad es de cada uno. Lo único que ha hecho ha sido cerrar una puerta…», explica Carmen Borrego a este medio.

Reincide en que ese momento no tiene ni mucho menos la importancia ni la magnitud que ha tenido y afirma sentirse dolida con todas las críticas que ha recibido en los últimos días. Sobre todo con que haya usuarios de Twitter que hayan especulado con que podría haber engañado con su positivo en Covid-19. «Doy gracias a Dios todos los días. Cuando te pasa lo que me ha pasado a mí claro que me duele que digan eso de mí…No he tenido que estar ingresada ni he estado grave y hay mucha gente que se está muriendo, pero lo que yo no voy a hacer es mentir con algo tan grave como esto. No se me ocurre ni se me pasa por la cabeza. ¿Qué mente puede haber que pueda pensar que se puede mentir sobre algo tan grave? Me parece muy terrible…No podemos vivir cómo vivimos», añade.

La carga viral de Carmen Borrego ya es mínima

No desvela la fecha en la que volverá a la normalidad de forma definitiva, pero Carmen tiene claro que no se saltará la cuarentena hasta que reciba la buena noticia de que está recuperada. A pesar de que en los últimos días ha descubierto que su carga viral es mínima, todavía le queda camino por recorrer. «Los tres análisis han sido positivos, pero se mide la carga viral. La mía es mínima, pero la sigo teniendo. Puedo contagiar…Los test te lo hacen en el hospital, solo vendrían si yo no me pudiera mover. Solo he salido para hacerme el test de coronavirus…vivo en una urbanización que el médico me ha dicho sal a que te dé el sol y yo no salgo ni a eso porque vaya a que toque algo. Es una cuestión de concienciación, si todos supieran todo lo que estoy haciendo…Estoy haciendo lo que los médicos me han dicho que haga, ni soy ni más ni menos que nadie», revela en conversación con SEMANA. Así Carmen Borrego desvela que se esfuerza cada día en recibir el alta cuanto antes, para así incorporarse próximamente a su rutina habitual.