Bigote Arrocet está en el punto de mira de Hacienda, que investiga sus pasos y movimientos, como ya sucediese antes de entrar en la vida de María Teresa Campos


El próximo mes de diciembre se cumplirán dos años desde que Bigote Arrocet y María Teresa Campos rompieran su noviazgo. Desde entonces, salvo algunas breves intervenciones televisivas, la última de ellas para defender su postura negacionista frente a la pandemia del coronavirus y al proceso de vacunación, el cómico chileno parece haberse esfumado. Pero no todos le han perdido la pista. La Agencia Tributaria se la sigue muy de cerca y, según ha podido saber SEMANA, están investigando sus cuentas.

No es algo repentino, ya en 2014, justo antes de comenzar su relación con la veterana periodista y presentadora, sufrió tres incidencias con la Agencia Tributaria española y debía 297 euros a una entidad gestora de carteras. Ahora, la entidad estatal ha vuelto a fijar su atención en el cómico chileno, que ahora se desarrolla profesionalmente en su faceta como empresario.

Foto: Luis Miguel González

Bigote Arrocet hace carrera como empresario

Durante su noviazgo de cinco años con María Teresa Campos, muchos se preguntaban qué hacía y de qué vivía Bigote Arrocet. Pues bien, aunque dejó de ganarse la vida con el humor hace algunos años, el también cantante aseguraba que no le faltaban ingresos. Por una parte, procedentes de sus entrevistas y colaboraciones en revistas y programas de televisión y, por otra, gracias a numerosas empresas que había creado dedicadas a actividades muy dispares: desde una relacionada con la energía eólica hasta otra para la comercialización, distribución y compraventa de derechos audiovisuales de TV, vídeo, cine, musicales y radiofónicos, otra para el comercio al por mayor de productos alimenticios, bebidas y tabaco…

Pero el misterio con alguna de estas empresas se ha traducido en que Bigote Arrocet está en el punto de mira de la Agencia Tributaria española, como les ha pasado a muchos personajes famosos, entre ellos, su ex Teresa Campos, a la que Hacienda le llegó a reclamar 700.000 mil euros.

Gtres

Por otro lado, se ha producido un nuevo capítulo en la historia de la ruptura de María Teresa Campos y Bigote Arrocet. El cómico chileno se marchó tan rápido de la casa de su pareja que se dejó dos coches en el garaje que, dos años después, todavía no ha vuelto a recoger.

La periodista, harta de tenerlos, los ha mandado directamente al desguace. Aunque no fue del todo fácil, pues María Teresa necesitaba una copia del DNI para ejecutar su transporte, una operación que pudo conseguir con una copia del documento de identidad de Bigote Arrocet que ella tenía en su casa. La veterana presentadora ha esperado casi dos años para que el que fuera su pareja recogiera la totalidad de sus cosas, pero ante su inacción ha dado carpetazo a este asunto.