La colaboradora ha dado la cara por la hija de Jesulín de Ubrique: «Tiene su nombre… Hay que tener respeto».


Desde que cumplió 18 años, Julia Janeiro se ha convertido de la noche a la mañana en uno de los rostros más aclamados del corazón. La belleza y popularidad de la hija de Jesulín de Ubrique en las redes sociales la han convertido ya en una ‘celebrity’ patria que promete dar mucho que hablar. Sin embargo, en su corta trayectoria como personaje conocido, la joven se ha topado ya con la cara ‘B’ de la fama.

Esta semana la han pillado muy enfadada a la salida de un partido de fútbol de su novio, Brayan Mejía, que juega en el equipo de Aranjuez y que ha bajado a Tercera División. Tras el partido, celebrado en la localidad madrileña de Alcalá de Henares, Julia salía y del recinto, y según ha contado una testigo en ‘Sálvame’, un hombre mayor empezó a increparla cuando estaba en la calle. La hija del torero gaditano no dudó en cuestionarle que por qué la miraba tanto.

«¡Jesulina no, se llama Julia!»

La anécdota ha hecho que Belén Esteban reflexione ante las cámaras sobre la manera en la que se está tratando a Julia Janeiro públicamente. Indignada, ha dejado claro desde su sillón de colaboradora que merece un trato respetuoso. Y ha recordado que no hay motivos para referirse a ella bajo ningún sobrenombre. «Julia se llama Julia y mi hija se llama Andrea. Y por ser hijas de Jesulín no son ni Jesulines ni Jesulinas», sentenciaba.

«La chiquilla es una anónima, pero por ser hija de quien es… ¡Ni Jesulina ni nada!«, añadía. «¡Jesulina no, se llama Julia! ¡Tiene su nombre!». La de Paracuellos del Jarama cree que la hija de su ex tiene todo el derecho del mundo a mantenerse al margen de los focos si así lo desea: «Sé que Julia no la he visto en ningún nado. Hay que tener respeto. Si el día de mañana ella decide si quiere salir o no…».

Julia Janeiro
© Redes sociales.

No es la primera vez que ‘la princesa del pueblo’ hace referencia a la hija de su expareja y de María José Campanario en televisión. Días después de haber cumplido esta la mayoría de edad hablaba por primera vez de ella y lanzaba un alegato a su favor. «Yo no lo sé, claro que ahora saldrá como mi hija… Es un tema que a mí no me incumbe, pero siendo hermana de mi hija, hiciera lo que hiciera, no me gustaría que le hicieran daño», explicaba. Y lamentaba la sobreexposición mediática que le esperaba, tal y como le sucedió a su hija Andrea: «Que con 18 años le hagan lo mismo que a mi hija, que pongan sus fotos de pequeña, sí lo van a hacer», concluía.