La italiana ha revelado en el plató de ‘Lazos de sangre’ que ni Alessandro Lequio ni Ana Obregón invitaron a su hijo al funeral de su hermano, fallecido el pasado 13 de mayo.


Antonia Dell’Atte se ha sentado en los platós de ‘Televisión Española’ para repasar su vida personal y profesional en ‘Lazos de sangre’. El programa que presenta Boris Izaguirre ha dedicado su última entrega a la italiana, que ha concedido al venezolano una entrevista desgarradoramente sincera.

La que fuera primera mujer de Alessandro Lequio arrancaba su charla con Boris recordando que su accidente con una sombrilla de playa fue mucho más peligroso de lo que la gente cree. «El golpe pudo haber sido fatal, mortal». En aquel incidente se fracturó la mandíbula. Y le quedarán cicatrices tras la intervención en la que le pusieron «80 puntos» y en el que perdió «los tres dientes de mi sonrisa y el hueso roto». Por eso acudía a la cita sin retirarse la mascarilla. No se sentía preparada para mostrar las secuelas de su fatal golpe. «Quedará como una señal divina», ha señalado.

«San Miguel Arcángel me ha protegido. Me ha dicho: ‘No ha llegado tu hora. Lo siento por la mala energía que te haya llegado… De verdad que el golpe pudo haber sido mortal», añadía. «Esto me ha hecho reflexionar que tengo que retomar la vida en mis manos, que habrá un nuevo renacimiento, una nueva sonrisa y sobre todo una paz que quiero transmitir a la gente que está sufriendo. No quiero que la muerte gane».

Antonia Dell’Atte repasa sus 30 años en España y lanza un dardo envenenado: ¿A Alessandro Lequio?

«Ana Obregón necesita ayuda espiritual»

Al hablar de la muerte, el presentador le preguntaba de manera inmediata si estaba haciendo referencia a Ana Obregón. «En esta paz incluiría a Ana porque creo que necesita una ayuda espiritual». Y se ofrecía voluntaria para ayudarla, ya que se ve preparada para ello y «porque siempre he abrazado el bien. El bien te hace sentir bien». A continuación lanzaba un reproche directo a Obregón: «He perdonado a una persona que mi pregunta siempre ha sido: ¿Por qué se ha sembrado tanto dolor hacia mí? Un dolor que se podía haber evitado».

En su encuentro con Boris Izaguirre, Antonia Dell’Atte regalaba a la audiencia de la cadena estatal un buen número de titulares. Su primera bomba de la noche se produjo al revelar que tras la muerte de Álex Lequio envió sendos mensajes de pésame a Lequio y a la actriz. «Le he enviado un mensaje a Ana y nunca me ha contestado. Tampoco Dado. El mismo día y le dediqué en Instagram una canción de Battiato donde digo que este niño ha encontrado por fin la luz. Pasó el día 13 y no es una casualidad», apuntaba.

Al recordar la muerte del joven, fallecido el 13 de mayo a consecuencia del cáncer con el que luchaba desde hace dos años, ha dicho que ha orado mucho por él. «He compartido el dolor porque Clemente y yo hemos rezado mucho. Ana y siempre tendrá mi solidaridad siempre y cuando un día diga la verdad. Ella lo sabe. Hay mucha verdad que han puesto debajo de un cajón y ella necesita librarse de todo un mundo donde ella misma ha sido víctima de muchas cosas. Ella tiene que pedir ayuda de un guía espiritual», insistía. «Yo tengo mucha fe y cuando he pedido Dios: ‘Ayúdame. Dios se ha presentado». La italiana ha querido aclarar que ella le ha brindado su «apoyo» y su «solidaridad» a Ana Obregón. «Sé que ella está pasando un momento…».

«Clemente no fue invitado a la misa»

Como madre, Dell’Ate se solidariza plenamente con el dolor de Ana. Lamenta su enormemente la muerte del hermano de su hijo. «Clemente lo ha vivido como un tiempo malgastado que quería recuperar. Sabes que los hijos no son nuestros, son de Dios. Le dije a Clemente: ‘Si lo has amado él late dentro de ti’. Clemente es mayor. Pero no se hace diferencia entre hijos. Somos todos iguales», zanjaba. Y destapaba un detalle que hasta ahora había permanecido oculto sobre el funeral de Aless. «Clemente no fue invitado. Luego se enteró que había esta misa. Eso se lo tenía que haber dicho su padre. Primero fui yo y el padre se inventó cualquier cosa. Solo pidió que se leyera una carta. La carta no fue leída ni fue nombrado. Creo que de parte de Dado no hubo un pariente», ha lamentado.

La exmodelo cree que tanto Alessandro Lequio como Ana tenían que haberse puesto en contacto con Clemente para invitarlo al último adiós de su hermano. «Es un dolor que se ha puesto encima de otro dolor. Pero si ellos sentían que Clemente… No hay excusas. Uno lo llama y le dice: ¿Clemente, te gustaría venir? Y él dice: no puedo por la cuarentena. Por eso digo que he compartido mucho ese dolor de Ana».