El día que murió el marido de su madre, Antonio Juan Vidal, Anna Ferrer Padilla le dedicó unas bonitas palabras con un zasca directo a su padre


Durante las últimas semanas, Anna Ferrer Padilla se ha convertido en noticia después de convertirse en el apoyo absoluto de su madre, Paz Padilla, tras la pérdida de su marido, Antonio Juan Vidal. Anna y Antonio también estaban muy unidos. Prueba de ello son las emotivas palabras que la joven le dedicó cuando este falleció y que incluía, incluso, un zasca para su padre. Unas sorprendentes palabras que comenzaban así: «Podías haber huido como hicieron otros (por cobardía), pero tú amor hacia él, tu amor hacia mí, ha sido tanto… que amortigua un poco mi dolor y me calma, porque sé que harás por mí lo mismo que hicimos por él,  acompañarle hasta su último aliento con una sonrisa, deseándole el mejor de los viajes y diciéndole gracias por ser el padre que me hubiera gustado tener. Mi guerrera de la vida!!!«, le decía agradecida por su actitud, pero lanzando un pildorazo a la figura del padre de su hija.

Anna Ferrer sigue manteniendo relación con su padre

A pesar de ese zasca, que llamó la atención, ahora Anna Ferrer Padilla ha demostrado que sigue manteniendo relación con su padre. Lo ha hecho después de publicar unas cuantas fotografías de su infancia que asegura que ha sido su padre quien se las había mandado a modo de recuerdo. Con estas instantáneas deja constancia de que a pesar de esas palabras, sigue muy unida a su padre, Albert Ferrer. Fue ese pildorazo el que hizo saltar las alarmas de si habían roto la relación padre e hija después de que un año atrás, Anna Ferrer asegurara que se llevaba bien con él a pesar de que nunca posaran juntos.

Fue a través de una ronda de preguntas y respuestas cuando la joven confesó que sí que se llevaba bien con su progenitor y que no tiene ningún problema con él. De hecho, también el pasado año, Anna Ferrer compartió una imagen junto a su madre y su padre cenando en un conocido restaurante de Madrid, que escenificaba un bonito reencuentro familiar tras la tensión surgida por el divorcio.

El complicado divorcio entre Paz Padilla y Albert Ferrer

La gaditana se enamoró perdidamente de Albert Ferrer en 1998, se casaron, un año después nació Anna y todo era felicidad. No obstante, poco a poco fueron entrando en barrena y su amor acabó saltando por los aires en 2003. Paz ha confesado más de una vez lo mal que lo ha pasado a consecuencia de un divorcio traumático y que la dejó tocada. Por suerte, un año después conoció a Antonio Vidal. Con el paso de los años, la expareja logró encauzar su relación aunque solo fuese por el bien de su hija en común. Ahora, Anna Ferrer comparte unas imágenes de cuando era ella pequeña, dando así un paso en su relación con su padre. Abrimos su álbum más personal.