La hija de Makoke y Kiko Matamoros no ha podido sacar adelante el proyecto profesional en el que tanto cariño, tiempo y dinero había puesto: su propia firma de vestidos.


Anita Matamoros lleva ya unos meses en Madrid por culpa del coronavirus. Aunque debería de estar en Milán cumpliendo con sus estudios universitarios, la crisis del virus (que llegó antes a Italia que a Madrid) hizo que cerraran su universidad, por lo que tuvo que quedarse en la capital. Poco después, llegaba a Madrid, donde está pasando estos días en compañía de su novio, David Salvador.

Aunque sigue cumpliendo con las obligaciones de sus clases a través de la plataforma virtual que ha puesto en marcha su centro de estudios, Anita Matamoros está sufriendo las duras consecuencias de tener allí su piso, que todavía está pagando, así como el hecho de no poder disfrutar de su experiencia fuera de España.

Está siendo un año malo en general para todos. Anita Matamoros también había elegido este año para dar un paso muy importante en el terreno profesional. De hecho, iba a poner en marcha en mayo una marca de ropa exclusiva con vestidos diseñados por ella misma con cariño y mimo.

Sin embargo, la situación por la que pasamos le ha obligado a cancelar por el momento el lanzamiento de esta marca. Aunque este proyecto lo iba a mantener en secreto hasta sacarlo a la luz, Anita Matamoros ha querido compartir con sus más de 532.000 seguidores el momento de tristeza por el que pasa.

«Vengo a contaros una cosa personal, no quería desvelaros esto, pero por culpa de lo que estamos viviendo, es algo que no se va a llevar a cabo de momento. Se me hace imposible. Llevo desde septiembre planeando una firma de vestidos y empecé diseñándolos, luego busqué proveedores, que fue muy duro y luego creé una sociedad», empezaba explicando con voz nerviosa en un vídeo en Instagram.

Justo cuando ya encontré todo y me hicieron las primeras pruebas de mis propios diseños, ya tenía el calendario de todas las temporadas. Tenía 30 vestidos ya. La primera colección la iba a sacar en mayo y la segunda, en verano. Iban a ser unos vestidos súper guays», anuncia sobre la organización de las temporadas.

«Era un proyecto muy personal, porque todo era hecho por mí y decidido por mí. Hicimos las fotos de campaña antes del Estado de Alarma. La marca se iba a llamar Giaever, que es mi segundo apellido, por si alguien no lo sabía. También tenía ya el dominio comprado, es una pena, porque no sé cuándo será el momento adecuado para sacarlo», decía con mucha pena.

Este iba a ser el logo de la marca de Anita Matamoros

«Si va a venir una situación mala en España económicamente, no es el mejor momento para emprender. Ojalá todo vuelva a la normalidad y pueda seguir llevando a cabo el proyecto. Mi idea con esta marca era no vincularme con ella, soy la dueña, pero en la sombra. Cuando eres un personaje conocido, aparece el arma de doble filo. Puedes conducir a muchas personas a una marca, pero también la puedes perjudicar, porque hay gente que le caigo bien y a otras mal. Lo tenía todo pensado y calculado», continúa diciendo.

«Este era un proyecto muy cuidado, era mi bebé, entonces no quería ser impaciente. Los diseños eran mis niñas, lo quiero hacer bien, hasta que no lo vea claro, no lo voy a hacer. Me apetecía contároslo», terminaba diciendo a sus seguidores. De esta forma, Anita Matamoros anuncia la peor de las noticias después de que su primer proyecto profesional a lo grande se haya visto cancelado por la situación de nuestro país.

Aún así, Anita Matamoros ha querido dejar claro que este proyecto solo se aplaza por el momento, ya que la hija de Makoke y Kiko Matamoros espera poder sacarlo a la luz en los próximos meses: «Espero poder sacarlo cuando sea el momento adecuado. Comentadme qué os parece y si os gusta Giaever tanto como a mí», decía pidiendo opinión a sus seguidores.

La joven, emocionada con todo el trabajo que ha estado haciendo para poder sacar adelante su marca, no ha dudado en compartir algunos de los vestidos que iba a poner a la venta y que habían sido diseñados por ella misma. Aunque había varios, la joven ha querido enseñar tres de ellos.

Un proyecto que solo conocían su familia más cercana y amigos, que han seguido muy cerca todo el trabajo que ha tenido que hacer la joven durante meses. Ahora toma la decisión de cancelarlo a la espera de encontrar el momento perfecto para volver a ponerlo en marcha.

¡Ánimo!