Andrea Molina, la hija de Lydia Bosch y Micky Molina, ha pedido una oportunidad para triunfar como actriz como su madre. Aun así, tiene una carrera universitaria por si su llamada no surte el efecto esperado


La hija de Lydia Bosch y Micky Molina poco a poco comienza a hacerse un nombre propio, pero le está costando mucho. Andrea Molina ha tratado de hacerse un hueco en el mundo de la interpretación, terreno en el que sus padres han encontrado la fortuna, pero parece que a ella se le resiste el éxito y todavía no le ha llegado el gran papel de su vida que le haga estar en boca de todos y colarse con ello en todos los hogares españoles, como ya ha hecho su madre en incontables ocasiones a lo largo de su carrera profesional.

La hija de Lydia Bosch, acosada por dos hombres en una furgoneta

Eso sí, Andrea Molina no tira la toalla y espera con anhelo recibir esa llamada que le cambie la vida para siempre. Por si acaso se hace de rogar, ha preparado un plan B y también se ha asegurado un futuro más allá del mundo de la interpretación, su auténtica vocación. Ha estudiado una carrera universitaria.

Los dramas de Lydia Bosch: amores fracasados y una acusación muy dura

Andrea Molina tiene 27 años y la actitud perfecta para triunfar, dado que no tiene miedo al rechazo o a que sus planes no le salgan según lo previsto, porque si ser actriz es su sueño, no parará de luchar para conseguirlo. Así lo ha confesado ella misma en una entrevista concedida este lunes en el concierto de Jamie Cullum celebrado en Madrid con motivo del Universal Music Festival, donde acudió en calidad de vip, como así hicieron muchos otros famosos. Andrea Molina pide una oportunidad para triunfar. ¿Quién se la podría negar?