Anabel Pantoja está harta de los enfados de su primo, Kiko Rivera. Ahora, ha tomado la decisión de seguir con su vida y no rogarle el perdón a su primo


La relación entre Kiko Rivera y Anabel Pantoja está viviendo sus horas más bajas. Desde el fallecimiento de Doña Ana y la posterior celebración de la fiesta de la colaboradora de televisión, los primos más mediáticos del panorama actual han roto. Incluso a través de las redes sociales. Son muchas las idas y venidas que han tenido Kiko y Anabel a lo largo de los años, siendo más acentuadas durante los últimos tiempos. Ahora, la sevillana no está dispuesta a ir detrás de Kiko Rivera ni de pedir su perdón. Así nos lo confirma el entorno cercano a Anabel Pantoja, asegurándonos que ya está harta de los enfrentamientos familiares y de la actitud de Kiko frente a la actual situación personal que está atravesando.

El entorno cercano a Anabel Pantoja confirma que la colaboradora está harta de los enfados de su primo

Tal y como asegura una fuente cercana a SEMANA en exclusiva, «Anabel se ha cansado de salir siempre perjudicada cuando solo ha tratado de apaciguar las aguas en la familia”. A pesar de que en esta ocasión Kiko está enfadado de nuevo, su prima no va a mover los hilos para que se le pase el enfado. Todo lo contrario. Dejará que el tiempo pase y cuando él crea conveniente volverá a ella. Así ha sido siempre. A lo largo de todos sus enfrentamientos con su primo Kiko Rivera, Anabel Pantoja ha intentado mantener contacto con él e intentar solucionar los problemas. Algo que ahora no va a hacer, tal y como asegura una fuente a esta revista.

Redes sociales

“Dice que cuando a Kiko se le pase el cabreo que la llame, que ella no va a hacer nada esta vez”, nos confirman a SEMANA la mencionada fuente. Anabel Pantoja se ha visto juzgada por celebrar la fiesta de su boda, algo que le hacía especial atención y que ha tenido que aplazar en diferentes ocasiones. Aunque en su momento entendió los motivos por el que Kiko Rivera no quiso asistir a este día tan importante para ella, ahora «no entiende el motivo de su enfado e incluso para dejarla de seguir a través de las redes sociales«.

Hay que recordar que Kiko Rivera iba a ser el padrino de la boda de Anabel Pantoja por lo que su baja supuso un cambio de planes para ella. A pesar de que ella entendía que no le apeteciera irse de fiesta tras la muerte de su abuela, ahora no entiende la actitud que está teniendo con ella ni el por qué de su enfado. Tal y como nos asegura esta fuente cercana a la sevilla, «Anabel prefiere mantenerse al margen y no remover más todo este tema». La colaboradora de televisión quiere que las aguas se calmen y que el tiempo dirá cómo termina todo este asunto.