Ana Obregón ofreció su última entrevista el pasado mes de enero en el plató de ‘Volverte a ver’, donde no pudo evitar las lágrimas al contar todo sobre la enfermedad de su hijo.


Ana Obregón está viviendo el peor momento después de la muerte de su hijo Álex Lequio, que fallecía este miércoles en el hospital Quirón de Barcelona. Hata la ciudad condal se desplazó hace dos meses para que su hijo se sometiera a un nuevo tratamiento para vencer la enfermedad. En un principio iba a durar tres meses, pero finalmente no ha podido finalizarlo.

La última entrevista de la actriz fue el pasado mes de enero en el plató de ‘Volverte a ver’. Una entrevista que hizo llorar a media España por las palabras que dedicó a su hijo. Ana Obregón no pudo evitar las lágrimas al recordar todos los momentos tan duros que habían vivido en los últimos años.

La actriz ha relatado en el espacio de Telecinco cómo fue el momento en el que a su hijo le diagnosticaron la enfermedad. «Álex se encontraba mal, le llevaba al médico y decían que no tenía nada. A las doce de la noche entró en un quirófano pensando que no tenía nada. Sobre las dos de la mañana, estaba yo sola, vino el médico y me dijo que tenía un tumor», contaba emocionada.

Han sido unos momentos muy complicados, en los que Ana Obregón aseguraba que solo había llorado dos meses. Uno fue el momento en el que el médico le comentó que su hijo tenía un tumor, y otro de ellos, cuando su hijo se acercó hasta ella para preguntarle si se iba a morir: «No, no te vas a morir, porque tú te vas a curar», le contestaba Ana a su hijo. Esas son las dos veces que ha llorado durante estos dos años de lucha.

La actriz explicaba que no podía permitir que se derrumbaran porque «es un camino largo y había que tirar hacia delante. Cuando a una madre le toca vivir esto, lo que no tienes que hacer es hacer drama sobre el drama, no se puede dramatizar más», decía sobre estos momentos duros en los que hay que estar fuerte para lidiar con todo lo que va sucediendo.

Han sido dos años muy duros, en los que Ana tomaba la decisión de dejar todos sus compromisos profesionales a un lado para centrarse en la recuperación de su hijo. El primer paso que dio fue desplazarse hasta Nueva York, Estados Unidos, para someterse allí a un tratamiento en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center.

Durante esta entrevista, la actriz no dudó en explicar el motivo que les llevó a viajar hasta allí: «Me fui porque parte del tratamiento estaba allí. Aquí tenemos unos médicos estupendos pero el tratamiento de protones estaba allí. Mi hermana fue muy dura, pero nos puso las pilas. Me dijo que si no me lo llevaba a Estados Unidos me iba a arrepentir», decía rotunda sobre la decisión de irse fuera de España.

Rota de dolor al hablar de su hijo

Ana Obregón ha estado siempre muy pendiente de su hijo. A sus 65 años, la actriz ha tenido que vivir qué es perder a su único hijo, un dolor enorme del que es muy difícil recuperarse. Al hablar de Álex Lequio en su última entrevista, Ana no podía evitar las lágrimas.

«No se ha quejado nunca. Espero que mi hijo se cure del todo, que esto se pase. Es un camino duro, un camino de espinas, pero que al final ve la luz. Me ha dado una lección de vida impresionante», declaraba ente lágrimas, convencida de que su hijo había sido muy fuerte a pesar de lo que le había tocado vivir con tan solo 26 años.

Gracias a esa fortaleza, Ana Obregón conseguía estar al pie del cañón: «Me he demostrado a mi misma que puedo seguir luchando porque la fortaleza me la da mi hijo», explicaba después de haber vivido dos años muy duros entre diferentes hospitales. Desde que llegaron a España, la familia no se ha separado ni un momento y han estado muy unidos para intentar que Álex superara la enfermedad.

Lanzó un mensaje de lo más reivindicativo

Ana Obregón fue muy clara y aprovechó su intervención para lanzarle un contundente mensaje al Gobierno. «Tengo que hacer un llamamiento. La curación del cáncer está avanzando increíblemente bien. Cáncer no es sinónimo de muerte… Debería tener más dinero en investigación. 200 mil casos de cáncer, deben dar dinero a los investigadores, que investiguen hay dinero para tonterías… Dedican a cosas absurdas pero no a investigación», decía enfadada.

Una entrevista que se ha convertido en la última que ha dado a un medio de comunicación antes de que recibiera la peor de las noticias. Ana Obregón se ha dejado ver durante los últimos días en las inmediaciones del hospital en el que ha fallecido su hijo, acompañada de Alessandro Lequio, que tampoco se ha separado del joven durante todos estos angustiosos meses.