Ana Obregón ha utilizado sus redes sociales para escribir una nueva misiva explicando cómo se encuentra sin su hijo, Álex Lequio, desde que este falleciera.


Ana Obregón ha vuelto este jueves a escribir una de sus cartas más desgarradoras. Aunque han sido muy pocas las veces en las que la actriz se ha confesado en sus redes sociales desde que partiera su hijo, Álex Lequio, su Instagram le ha servido una vez más como escenario para desvelar cómo afronta la vida sin él. Fue el pasado 13 de mayo cuando tuvo que hacer frente a la muerte de su hijo cuando este tan solo tenía 27 años después de una infatigable lucha contra el cáncer, desde entonces ya nada ha sido lo mismo. Junto a una fotografía en la que aparecen ambos abrazados y en la que se demuestra la complicidad que siempre les unió, la intérprete ha tildado esta etapa de una «oscuridad absoluta».

«Tres meses sin ti. 91 días profundamente agradecida y emocionada por vuestros mensajes de amor y cariño que me acompañan en este camino de lágrimas.131.131 minutos sin mi mejor amigo, mi cómplice , mi protector, mi amor , mi ejemplo, el hombre de mi vida , mi principio y mi fin, mi hijo. Casi 8 millones de segundos en una oscuridad absoluta que solo evita tu luz mi Áless», ha escrito Ana Obregón. Unas letras que ha acompañado de un hashtag que siempre está presente en sus publicaciones: «Aless forever» (Aless siempre).

Aunque este post acaba de ver la luz, ya han sido muchos los seguidores de Ana que le han brindado su apoyo en tan solo unos minutos. Desde Lorena Gómez que le escribe «un abrazo lleno de luz y fuerza» a Paloma Cuevas, quien le ha hecho llegar su cariño y amor hacia ella con varios emoticonos de corazón. No obstante, esto tan solo es un ejemplo del continuo goteo de comentarios que se pueden leer en sus redes, pues tanto anónimos como rostros conocidos le han escrito palabras públicas con el fin de tratar de reconfortarla en unos momentos tan duros.

Fue este fin de semana cuando se pudo ver a Alessandro Lequio visitando a su hijo en el cementerio en el que descansa justo antes de iniciar sus vacaciones con su esposa, María Palacios y la hija que el matrimonio tiene en común. Hasta allí se desplazó con una amiga. Se mostró cabizbajo y después de dejar unas flores sobre la lápida de su hijo, estuvo algunos minutos en el lugar en el que reposa su hijo. Tras unos instantes en silencio, Alessandro Lequio paseó por las inmediaciones de la lápida de Álex para más tarde realizar una llamada que le mantuvo ocupado durante, al menos, unos minutos.