El diseñador de su vestido de novia le ha demandado por injurias y ahora Ana María Aldón ha tenido que ir a los juzgados a declarar


Parece que la pesadilla para Ana María Aldón nunca termina. La mujer de José Ortega Cano ha tenido que volver a los juzgados este mismo lunes para el litigio que tiene abierto con Emilio Salinas, el diseñador de su vestido de novia. En esta ocasión, el diseñador de su traje de novia le ha demandado por injurias y esta denuncia haya sido admitida a trámite. Ana María ha llegado acompañada de su abogado y tras declarar en los juzgados, se ha marchado no sin antes mandar un mensaje claro a Emilio: “Si es que no está satisfecho el hombre todavía”, aseguraba. Su abogado, por su parte, daba algunos detalles más del motivo que les había llevado a acudir de nuevo a los juzgados.

Ana María Aldón acude a los juzgados para declarar

Ana María Aldón ha tenido que acudir de nuevo a los juzgados para declarar. Así mismo ha revelado el abogado qué tal ha ido a Europa Press: «Hemos entrado muy tarde, pero bueno ha ido muy bien. Hemos podido explicar todo y bueno, ahora ya quedará presentación de escritos si procede con documental, pero creo que nos hemos explicado muy bien y hemos cumplido explicación de todo», comienza diciendo. No te pierdas todos los detalles de este nuevo frente judicial en el siguiente vídeo.

Por su fuera poco, además de tener que enfrentarse al juez, Ana María Aldón ha tenido que salir corriendo de los juzgados porque tenía que marcharse de manera inmediata a Cádiz, donde su madre se sometía a una operación quirúgiica este mismo lunes. “Yo espero que me dejéis porque a mi madre la operan y me voy a Cádiz ahora mismo que eso sí que me importa”, confiesa al citado medio. A pesar de que su madre tiene que pasar por quirófano, ha querido aclarar que se encuentra en buen estado, pero «la tienen que operar por tercera vez del ojo y bueno, me voy con ella». 

La diseñadora recurrió a la sentencia que se dictó a favor de ambos

Por su parte, hay que recordar que el  Juzgado de Primera Instancia Número 5 de Alcobendas (Madrid) dictó en su sentencia que sí que existió ese acuerdo verbal entre las partes y que este se cumplió, aunque de manera “inexacta”. SEMANA tuvo acceso a la información en la que el juez estima solo al 50% las pretensiones económicas de Salinas y de los 9.600 euros que pedía inicialmente, considera que el modista solo debe recibir de Aldón 4.800 euros. Una sentencia que la propia Ana María tachó de «no ser justa», por lo que había tomado la decisión de llegar hasta el final de este asunto y recurrir a la sentencia. Una sentencia que ya está recurrida, pero que nada tiene que ver con sentarse este lunes delante del juez. Ahora, se enfrenta a este nuevo proceso judicial.