En el presente número de SEMANA, que puedes comprar en tu kiosco, publicamos un reportaje en el que mostramos al emblemático tenista acompañado por su actual mujer, Claudia Rodríguez. En las fotografías que lo ilustran podemos apreciar el delicado momento de salud en el que parece encontrarse. Sus amigos y su ex, Mila Ximénez, ya han afirmado hace algún tiempo que tiene pérdidas de memoria e incluso problemas de movilidad. Su mujer mantiene lo contrario, que está muy bien de salud, aunque medios como El País, en un artículo titulado ‘Manolo Santana, al borde de la red’, se hacían eco hace unos días de una situación que no parece la mejor para el ganador de 72 torneos de tenis.

La relación de Manolo Santana con Claudia, su cuarta esposa, 20 años más joven que él, parece haber sido el detonante de la distancia entre padre e hija, aunque ella nunca ha sido muy explícita a la hora de abordar esta cuestión.

Un artículo en el que también se habla de la situación empresarial de Manolo Santana junto a su última mujer, Claudia: «En junio de 2011 el ganador de cuatro torneos del Gran Slam puso a Rodríguez al frente de la sociedad Racquets Club Marbella SL, que administra el club de tenis marbellí. La empresa, en la que ella figura como administradora única y él como apoderado, no presenta cuentas desde 2012, cuando las pérdidas superaban levemente los 35.000 euros. Dos años después de este nombramiento, Santana se casó por cuarta vez con Rodríguez».

Ya en 2014 se rumoreaba que Manolo Santana tenía problemas de salud y en ‘Sálvame’ Paz Padilla le preguntaba a su mujer, Claudia, que había de cierto. Ella, que vivió un enfrentamiento tremendo con Mila Ximénez, lo desmentía categórícamente: “Manolo no está enfermo ni tiene ningún bajón físico. El abogado tendrá la semana que viene todos los certificados médicos necesarios. Ya me gustaría vernos a todos nosotros a los 76 años como él. ¿A quién no le va a doler la espalda a esa edad?…”

https://www.semana.es/galeria/manolo-santana-gran-preocupacion-salud/

La vida de Manolo Santana ha sido intensa dentro y fuera de las canchas de tenis, donde, con permiso de Nadal, ahora el mejor tenista de todos los tiempos, fue el más grande de su generación. El ex-tenista ha estado casado en cuatro ocasiones, la primera con María Fernanda González-Dopeso, entre 1962 y 1980, con quien tuvo a sus tres hijos mayores, Manuel, Beatriz, que durante un tiempo fue una actriz muy popular, y Borja. Quizás por el anonimato en el que vive su madre, sus hijos son mucho menos mediáticos que su hermana Alba, por el hecho de que su madre es colaboradora de ‘Sálvame’.

Mila Ximénez está muy volcada en su hija Alba y sus dos nietos. Para ella son lo más preciado en su vida.

Como decimos, su segundo matrimonio, con Mila Ximénez, que acabó en 1986 (apenas duró tres años), dio como fruto a su hija Alba (tenía dos años cuando se separaron), quien, a su vez, le ha hecho abuelo en dos ocasiones, pues es madre de dos niños, Alexander y Victoria. La relación con su padre siempre ha sido muy buena, pero en los últimos años, ha surgido cierta distancia entre ellos y todo apunta a desavenencias con su nueva vida junto a su cuarta mujer.

Alba creció manteniendo una relación muy estrecha con Otti, la tercera mujer de Manolo Santana, a quien estuvo unido entre 1990 y 2008. Por el contrario, no ha tenido relación con la última mujer de su padre, Claudia Inés Rodríguez, con quien se casó en 2013 y que también ha estado en el punto de Mila Ximénez, quien en ocasiones se ha mostrado implacable con ella en ‘Sálvame’.

Mila Ximénez y Manolo Santana, con su hija Alba, en plena infancia, en los años 80.

En 2013, en una entrevista publicada en Hola, Alba Santana dejaba muy claro que la relación con su padre había sido muy buena: «¡Ojalá todos los hijos tengan una relación tan cercana como yo pude tener con mi padre, aunque luego nos fuéramos distanciando. La infancia fue maravillosa (…) A raíz del divorcio de Otti y la nueva relación de mi padre, nos distanciamos más y más y esto me produce pena».

En esta entrevista Alba Santana evidenciaba una distancia muy grande, que parece asociada a la irrupción en su vida de su actual mujer, Claudia: «Me dolió que mi padre no me llamara para decirme que se casaba, pero me duele más aún que no conozca a mi hija (…) No tengo ninguna relación con su actual pareja. Mi padre y yo no tenemos ningún problema, peroa veces las circunstancias de dos personas te van separando».

Manolo Santana fue el padrino de la boda de su hija.

Contrasta esta situación actual con la que vivió en su boda con el empresario judío Aviv Miran, con quien lleva once años de feliz matrimonio. Un enlace en el que su padre, Manolo Santana, fue el padrino y presumía de hija. La relación atravesaba otro momento que en nada parece tener que ver con el de los últimos años.

De hecho, no nos constan documentos gráficos de algún encuentro entre Alba Santana y su padre, Manolo Santana, ni siquiera ahora que hay tantos rumores relativos a su salud, sobre todo después de que haya decidido dejar el timón del Masters de Madrid a Feliciano López. Alba, con la discreción que le caracteriza, no ha hecho ninguna declaración al respecto, aunque a tenor de lo que ella ha contado en ocasiones anteriores, estará al tanto de cómo se encuentra su padre.

A propósito de la carencia de fotografías de Alba con su padre, Mila Ximénez manifestaba en ‘Sálvame’ en 2014: «Saca una sola imagen con tu hija Alba de los últimos siete años, a ver si tienes alguna. Cuando nació tu nieto, ni siquiera fuiste a ver tu hija al hospital; la dejaste tirada como a una caca. Cuando nació la segunda nieta, lo mismo, no fuera a ser que te pasaran la cuenta del hospital. Pero vamos, que ya te lo cuento yo, que ellos están muy bien, que son muy felices”.

Otti, la tercera mujer de Santana, mantuvo una gran relación con Alba durante todo su matrimonio con el ex-tenista.

Sin embargo, la relación con su madre, Mila Ximénez, es cada vez más estrecha. Es más, ha salido de su ‘anonimato’ en algunas ocasiones para apoyarla, como cuando regresó de ‘Supervivientes’, una clara muestra de amor para una mujer que ha dado contadas entrevistas.

Mila Ximénez viaja con frecuencia a Amsterdam, donde vive su hija, para disfrutar también de sus dos nietos, a los que adora: «Para mí es lo mejor que me ha pasado en mi vida. Sin ello mi vida habría sido un desierto emocional y mi existencia no tendría sentido», manifestaba en una entrevista hace algo más de un año.

En 2009, Alba hacía una auténtica declaración de amor de a su madre, Mila Ximénez: «Me gustaría parecerme a mi madre en la libertad con mi hijo, en poder contarnos las cosas abiertamente, en no tener ese miedo de tener que mentirle a tu hijo para que no te juzgue. Mi madre siempre ha sido muy abierta y siempre me ha contado las cosas, las buenas y las malas».

Alba volvió a televisión para recibir a su madre a su vuelta de ‘Supervivientes’.