La reina Máxima de Holanda es una de las personalidades más originales de la realeza. En sus gestos, en sus estilismos y también en la manera de abordar sus compromisos oficiales. ¡El último de ellos le ha llevado al cielo! Pero no hay que alarmarse. La soberana realizó una visita a la Paraescuela de Defensa de Breda y allí no tuvo reparos en convertirse en ‘una más’ lanzándose en paracaídas. ¿Es o no es única?

En el vídeo se observa a Máxima vestida con el mono de paracaidista y atendiendo a las explicaciones de los instructores sobre el área que iban a sobrevolar. A continuación, a la soberana la ayudan a terminar de colocarse la equipación reglamentaria. Poco después despega en la avioneta junto al resto de personal.

maxima de holanda
Gtres.

Máxima sonríe, aunque no puede evitar cierta risa nerviosa. Una vez dentro de la aeronave, le indican que debe colocarse las gafas antes de saltar, a lo que accede obedientemente. Se prepara ¡y a continuación se lanza!

maxima de holanda
Casa Real Países Bajos.

Eso sí, no lo hace sola sino en tándem, es decir, acompañada de un instructor. Las cámaras captan el vuelo de la reina Máxima, sin perder la sonrisa e incluso saludando a otro profesional que la grababa de frente a la vez. Después de un tiempo prudencial, el monitor abre el paracaídas y ambos aterrizan en un campo sin ningún problema.

Ahora sí, Máxima de Holanda ya podía sonreír tranquila al poner pie en tierra con toda seguridad. Y además muy satisfecha de haberse atrevido con la experiencia. No todo el mundo está hecho para estas emociones fuertes y saltar desde tanta altura exige un respeto. En todo caso, la soberana confió en los profesionales del Ejército de los Países Bajos, que curiosamente en esta ocasión pudo contemplar desde arriba.