Los príncipes herederos Federico y Mary de Dinamarca han finalizado su viaje oficial a los Países Bajos. Han sido dos días con una intensísima agenda que cumplir, marcada por el contenido económico y empresarial. Iban a hacer negocios, pero eso no significa que la visita resultase tediosa. De hecho, para la última jornada vimos a la princesa estupenda con un vestido color crema de la firma Beulah y, atención, un llamativo cambio de zapatos: de los altos tacones de las primeras horas a las sandalias planas del final.

mary de dinamarca
Gtres.

Mary, de 50 años, comenzó visitando un hospital infantil en la ciudad de Leiden y, posteriormente, se trasladó a Delft, en cuyo ayuntamiento disfrutó de un almuerzo junto a las autoridades locales y una delegación de empresarios daneses. Durante toda la mañana, la princesa se movió sobre unos salones de serpiente con tacón fino de Gianvito Rossi, una de las marcas favoritas de ‘royals’ como Máxima de Holanda.

Ya por la tarde su agenda prosiguió a buen ritmo por separado de su esposo, quien mientras tanto atendía a otros compromisos. Ambos se reunieron pasadas las tres de la tarde para rematar el viaje asistiendo a una recepción ofrecida en su honor por el embajador de Dinamarca en los Países Bajos, Jarl Frijs-Madsen, en su residencia de La Haya.

mary de dinamarca
Gtres.

Fue entonces cuando observamos un significativo cambio en el look de la princesa Mary. Y es que se bajó de los tacones para optar por unas sandalias planas. Se trataba de un clásico modelo de Chanel, en color crema con la puntera en negro. Parece que Mary ya no aguantaba más después de tantas horas de pie, y viajando de un lado a otro, sobre más de diez centímetros de altura.

Con este sencillo gesto la princesa heredera apostaba por la sencillez y la comodidad y, de paso, rejuvenecía su atuendo. Su sonrisa, mucho más relajada, lo decía todo.

mary de dinamarca, federico de dinamarca, maxima de holanda, rey guillermo de holanda
Gtres.

Este fue el último acto de un viaje muy fructífero para los ‘royals’ daneses, quienes durante la primera jornada mantuvieron un cariñoso encuentro con los reyes Guillermo y Máxima de Holanda . Estos ejercieron de magníficos anfitriones durante una cena que nos dejó sus imágenes más distendidas y que dan buena idea de las excelentes relaciones que unen a ambas Casas Reales.