La princesa Marta Luisa, junto a sus tres hijas y su novio chamán asistían con los reyes de Noruega a la Misa de Navidad en un día que iba a ser trágico para todos.


Ayer noche conocíamos la triste noticia de la muerte de Ari Behn, quien fuera marido de la princesa Marta Luisa de Noruega durante 14 años y padre de sus tres hijas. El escritor, que solo tenía 47 años, fue encontrado muerto en su domicilio. Poco después, su representante emitía un breve comunicado en el que lo confirmaba: «Con gran dolor en el corazón, los familiares más cercanos de Ari Behn informamos de que se ha quitado la vida. Pedimos respeto a nuestra vida privada de ahora en adelante».

La respuesta de los reyes Harald y Sonia de Noruega, sus exsuegros, no se hizo esperar. También ellos publicaron un comunicado en el que compartían su «gran pena» por la muerte de una persona tan «importante» para su familia durante tantos años, así como lamentaban la pérdida que suponía para sus nietas de «un gran padre» y para los padres y hermanos del fallecido. Los príncipes Haakon y Mette-Marit, por su parte, destacaban: «Para nosotros Ari era un buen amigo, un familiar querido y un tío fantástico con el que compartimos grandes y pequeños momentos en la vida».

Marta Luisa y Ari Behn se casaron en 2002 y se separaron en 2016. En el camino tuvieron tres hijas: Maud Angelica, de 16 años; Leah Isadora, de 14; y Emma Tallulah, de 11. Su matrimonio se consideró uno de los más originales dentro de la realeza, tanto por el carácter de la princesa como el del bohemio escritor, quien nunca trató de ocultar su personalidad pese a los protocolos palaciegos. Tras su divorcio, Ari Behn retomó con fuerza su faceta literaria y publicó un libro titulado «Infierno», en el que abordaba sus sentimientos tras la ruptura matrimonial. Reconoció que sufría una depresión.