Prácticamente todas las Casas Reales europeas se han pronunciado en contra de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Palabras de condena por la agresión y también gestos con los que mostrar su repulsa. El último ha sido el príncipe Federico de Dinamarca, quien esta misma mañana protagonizaba un simbólico momento con sus dos hijos pequeños, los mellizos Vincent y Josephine, de 11 años.
Federico de Dinamarca, vincent de dinamarca, josephine de
Casa Real de Dinamarca.
El heredero danés ha aprovechado que iba a llevar a sus hijos al colegio, cuando han querido parar frente a la embajada de Ucrania en Copenhague para llevar a cabo su particular homenaje a un pueblo que está sufriendo tanto.
Así lo ha manifestado el propio Federico: «Es infinitamente triste lo que estamos viviendo en Europa en este momento y es desgarrador seguir la situación en Ucrania. Mi familia y yo estamos profundamente conmovidos por las imágenes e informes que presenciamos diariamente. Causa una gran impresión».

Federico de Dinamarca, vincent de dinamarca, josephine de
Casa Real de Dinamarca.
«Afortunadamente, también podemos contarles a nuestros hijos la unidad que el resto de Europa y la comunidad mundial muestran al pueblo ucraniano y la gran labor de emergencia que está en marcha. Es importante que mantengamos la esperanza y compartamos lo bueno que también está sucediendo en medio de todo lo cruel«.
«Antes de empezar la escuela esta mañana, mis hijos pequeños y yo salimos a la calle pasando por la embajada de Ucrania. En nombre de mi familia, envío mis más cálidos pensamientos a la población ucraniana«, concluye su mensaje.
josephine de dinamarca
Casa Real de Dinamarca.
En esta ocasión Mary de Dinamarca, la esposa y madre de los niños, se ha quedado en casa. Ayer mismo, la Reina Letizia también mostraba su apoyo al pueblo ucraniano luciendo una camisa tradicional bordada a mano por mujeres de aquel país. Y también se ha sabido que la reina Isabel de Inglaterra y su nuera, Camilla de Cornualles, han efectuado un donativo monetario para ayudar a los muchas personas necesitadas en mitad de la guerra.