El coronavirus está paralizando no solo a España, sino a todo el mundo. Pero no está impidiendo que la realeza siga comprando sus caprichos. Como ha sido el caso del hijo de Carolina de Mónaco y el empresario italiano Stefano Casiraghi. Pierre Casiraghi y su mujer, Beatrice Borromeo, se han comprado un espectacular castillo, nada más y nada menos que el castillo de Beauregard, catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO , del siglo XIV.

Pierre Casiraghi siempre ha sido un gran amante de la Edad Media

El castillo se encuentra en la región de Mons, en el sur de Francia, a tan solo 100 kilómetros del Principado de Mónaco. El hijo de Carolina se ha gastado 4 millones de euros. Y es que se trata de una espectacular finca de 120 hectáreas de terreno, en el que se encuentra el castillo de 900 metros cuadrados. Dentro del mismo está la célebre «Galería de los Ilustres» donde se exponen 327 retratos de personajes históricos, convirtiéndose en la mayor galería de toda Europa. A través de esta estancia uno puede recorrer tres siglos de historia francesa y europea (desde el XIV hasta el XVII).

Con esta adquisición, Pierre Casiraghi cumple así uno de sus sueños de la infancia. Y es que él siempre ha sido un gran amante y seguidor de la Edad Media. Es tan su afición por esta parte del tiempo que incluso practica «behourd, un deporte de combate medieval perdido desde hace mucho tiempo, pero que ahora el hijo de Carolina de Mónaco ha recuperado. Ahora, tal y como informa la revista alemana Bunte, el empresario ha querido adquirir este espectacular castillo, que además cuenta con una historia vinculada a su familia. Y es que este edificio fue el lugar de nacimiento de un familiar de Pierre Casiraghi, por lo que esto podría hacer que se convirtiera en la segunda residencia habitual de la pareja.

El castillo tiene una gran historia detrás

Desde su creación, el castillo ha sido propiedad de una única familia durante más de 550 años, pero estos son incapaces de cubrir los costes de renovación. El Conde Patrick de Clarens, que ha sido su último propietario, decidió venderla a pesar de la gran historia que guarda el castillo detrás. Y es que está construido con las piedras que quedaban de la Catedral de Florencia, por lo que además guarda un gran recuerdo histórico. De hecho, los propietarios eran muy populares entre los aldeanos por lo que consiguieron sobrevivir incluso a la Revolución Francesa ilesos, algo que le ocurrió a pocas familias nobles en Francia.

Pierre Casiraghi es padre de dos niños: Stefano y Francesco, fruto de su relación con su mujer Beatrice Borromeo. La pareja se dio el ‘sí, quiero’ en 2015 después de siete años de relación. Primero o hicieron en un matrimonio civil en Mónaco antes de una ceremonia religiosa un mes después a orillas del lago Maggiore, en Lombardía. Ahora, la familia podrá vivir largas jornadas en este nuevo castillo, que además se encuentra a tan solo 100 kilómetros del Principado. Aunque eso sí, tendrán que esperar un tiempo para disfrutarlo con el resto de la familia a causa del coronavirus.

Así está afectando el coronavirus a la Casa Real de Mónaco

De hecho, este mismo jueves, la Casa Real monegasca emitió un comunicado en el que confirmaba que Alberto de Mónaco había dado positivo en cornavirus tras someterse a las pruebas médicas. «Su Alteza Real el Príncipe Alberto II de Mónaco que se había sometido a principios de semana a una prueba, ha dado positivo en Covid-19. Su estado de salud no es motivo de preocupación. El príncipe soberano está recibiendo un seguimiento cercano por parte de su médico y especialistas del Hospital Center Princesa Grace (CHPG)», comenzaba rezando el comunicado.

«El príncipe Alberto continúa trabajando desde la oficina de su residencia y está en contacto permanente con los miembros de su gabinete, de su gobierno, así como con sus colaboradores más cercanos. Su Alteza insta a los ciudadanos de Mónaco a respetar las medidas de contención y limitar el contacto con otros. Solo el cumplimiento riguroso de estas reglas de contención permitirá para parar la propagación del coronavirus. El Palacio del Príncipe continuará transmitiendo regularmente información sobre el estado de salud del príncipe Alberto», sentenciaba el comunicado emitido.

También en Mónaco han visto como se trastocaba el tradicional Baile de la Rosa, por primera vez en la historia, como medida preventiva por el coronavirus debido al alto riesgo de contagio y siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias. La organización emitió un comunicado donde la organización ha informado del aplazamiento de esta fiesta que estaba programada en un principio para el próximo 21 de marzo. De momento, no han detallado la nueva fecha, ya que será la evolución de la pandemia la que indique la nueva fecha para este tradicional baile que organiza Carolina de Mónaco.