Desvelamos todos los detalles, trucos y curiosidades de la Reina Letizia a la hora de abordar su teletrabajo en La Zarzuela.


El teletrabajo se ha instalado en nuestras vidas desde que estalló la pandemia del coronavirus, y eso incluye también a todos los ‘royals’ del mundo. De entre todos ellos los Reyes Felipe y Letizia están siendo de los más activos manteniendo a diario todo tipo de contactos con personalidades y organizaciones de los diversos sectores de la sociedad para saber cómo están afrontando esta situación. Han pasado muchos días desde que este sistema laboral se ha impuesto e incluso ahora estamos más que familiarizados con los despachos en los que nuestros Reyes desarrollan sus actividades virtuales. Tanto como para poder elaborar ya un ‘manual de estilo’ de las videoconferencias reales. Nunca un acto rutinario fue objeto de tanto análisis. Os contamos su paso a paso, sus trucos, curiosidades y estrategias…

Esta misma mañana nos reencontrábamos con Doña Letizia en su despacho blanco, un lugar apenas visto hasta el pasado marzo. Solo una vez, exactamente, habíamos ‘entrado’ en él y fue en abril de 2019 para ver la reunión previa que mantuvo la Reina antes de realizar un viaje de cooperación en solitario a Mozambique. Debido a esta crisis sanitaria, sus puertas se abren prácticamente todos los días. Hoy la Reina Letizia ha iniciado la jornada con una reunión telemática con responsables de la Fundación Microfinanzas BBVA, que atiende a 2,2 millones de emprendedores. De nuevo se repetían sus claves habituales para esta clase de encuentros.

Aquí puedes ver en vídeo esta videoconferencia de la Reina:

Con gesto y actitud muy profesional, Doña Letizia suele empezar aquí cada día. En su ‘propio’ despacho ubicado en el palacio de La Zarzuela, todo blanco, con decoración minimalista e inundado de luz natural. Allí dispone de todo lo necesario para celebrar reuniones con diversos colectivos: en una gran pantalla de televisión  conecta a través de una aplicación de videollamadas con las personas indicadas en un ambiente sereno y tranquilo.

Más tarde, la Reina va al encuentro de su marido, el Rey Felipe, y ambos prosiguen sus contactos en el despacho oficial del monarca hasta mediodía. Un espacio marcadamente distinto, mucho más clásico y tradicional, forrado de madera, donde destacan libros, objetos decorativos, obsequios oficiales, algunas fotografías personales de los Reyes con sus hijas y dos importantes cuadros históricos que representan a los antepasados del rey Carlos III y a Alfonso XIII, su bisabuelo.

En esta ocasión los Reyes han charlado con representantes de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT) en esta situación de pandemia, cuando ya se permite una mayor movilidad de los usuarios y se impone el uso obligatorio de las mascarillas para acceder a metro y autobuses.

La pareja se sitúa para este cometido en una gran mesa redonda de madera frente al escritorio del monarca. Una cámara colocada sobre un trípode capta la imagen de los Reyes para sus interlocutores. Ellos pueden ver a estos en otra pantalla de televisión de grandes dimensiones, mientras comprueban sus informes y se suceden las preguntas y respuestas…

Es el día a día de los Reyes, quienes a causa de la pandemia han visto suspendida su agenda oficial ordinaria, lo cual les impide viajar y estar presentes en muchos actos, pero a cambio han incrementado notablemente su acción virtual, sujeta a menos protocolo y fundamental a la hora de seguir conociendo los problemas de la gente. La Reina Letizia se ha convertido en una experta en este ‘nuevo’ medio de trabajo y comunicación y, a continuación, analizamos al detalle su experiencia como videoconferenciante. ¿Apuntamos?