La reina emérita no pudo ir a la confirmación de su nieta, la Princesa Leonor, pero sí ha podido presidir un concierto en el Teatro Monumental de Madrid.


Apenas unas horas después de que se celebrase la confirmación de la Princesa Leonor, donde ha sido una de las grandes ausentes, la Reina Sofía ha asistido a uno de sus compromisos de agenda. Esta mañana no se la esperaba en el gran día de la Heredera al Trono, que ha recibido el sacramento de la confirmación acompañada únicamente de sus padres, los Reyes Felipe VI y Letizia, y su hermana Sofía. Debido a la pandemia, el acto se ha visto marcado por la «limitación de personas en el interior» de la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, en el municipio madrileño de Aravaca. Sí se contaba con ella, en cambio, en el Teatro Monumental de Madrid, donde ha presidido el concierto de estreno de la obra ganadora del XXXVII Premio Reina Sofía de Composición Musical, ‘Trencadís’, del compositor valenciano Carlos Fontcuberta.

GTRES

Elegantísima, la reina emérita ha entrado en el recinto enfundada en un traje de chaqueta en azul marino que le sentaba de maravilla. Llamaba la atención que llevaba los complementos a juego… incluida la mascarilla. Su ‘look’, protagonizado por el ‘ocean blue’, parecía un guiño al atuendo de su nieta en su confirmación, que también ha optado por un diseño en este color. Su ‘outfit’ resultaba idóneo para disfrutar de una tarde de concierto a cargo de la Orquesta Sinfónica RTVE, dirigida por Raúl Benavent. El solista de percusión de la formación musical ha sido el encargado ofrecer el estreno absoluto de ‘Trencadis’ con el pianista Daniel del Pino como solista.

En el acto, la reina Doña Sofía ha hecho entrega del galardón al compositor el Premio Reina Sofía de Composición Musical, en su XXXVII edición, que concede la Fundación Ferrer Salat, con una dotación de 35.000 euros. Una cita que se celebra cada año y a la que la madre del Rey, siempre fiel a sus compromisos con el ámbito de la cultura, no ha faltado.

GTRES

Apenas unas horas antes de su tarde de concierto, la futura reina de España hacía su confirmación en un acto en el que su padre ejerció de padrino y al que, a diferencia de su comunión, tampoco han podido asistir los otros abuelos de la Princesa de Asturias: Jesús Ortiz, Paloma Rocasolano ni el rey Don Juan Carlos, quien permanece desde el pasado verano en Emiratos Árabes. Ninguno de ellos ha podido acompañar a su nieta en una jornada que ha supuesto su compromiso definitivo con la fe católica y sus preceptos. Y que supone su gran evento familiar antes de partir a Gales el curso que viene para continuar sus estudios de Bachillerato.