La Reina Letizia ha acudido como todos los años a casa de su padre, Jesús Ortiz, a donde se ha desplazado junto a sus hijas y su marido para comer roscón.


Se desconocía qué iba a suceder hasta el último momento, pero un año más la Reina Letizia ha querido seguir con la tradición. A pesar de que la crisis sanitaria ha cambiado la agenda de los Reyes, la esposa de don Felipe no se ha querido perder su tradicional visita de cada 6 de enero. Tras la Pascua Militar, primera cita oficial para ellos cada año, el matrimonio ha puesto rumbo hacia la casa de Jesús Ortiz junto a sus hijas, lugar en el que disfrutarán de una tarde muy especial en la que como todos los años comerán roscón y se entregarán los regalos que cada uno de ellos ha comprado para el resto.

Gtres

Una vez más se ha podido ver a media tarde al monarca, conduciendo su propio vehículo, con Letizia de copiloto y con sus hijas en la parte trasera del coche. ¿El destino? Estaba más que claro, el domicilio del periodista, situado en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón. Aunque apenas han llamado la atención tanto con sus movimientos como con sus looks, los Reyes y sus hijas han saludado muy amablemente a los periodistas que estaban congregados en la casa, un gesto que repiten año tras año. Felices y después de un día más que intenso que ha estado marcado por el protocolo debido a la Pascua Militar, los Reyes han podido disfrutar de una jornada familiar alejada de los focos.

Vídeo: Europa Press

Un 6 de enero muy intenso

Este mismo miércoles a las 12 de la mañana tenía una cita ineludible para ellos. Don Felipe y Doña Letizia debían presidir la Pascua Militar, encuentro en el que han acaparado todas las miradas y en el que la Reina Letizia se ha convertido en el centro de atención. Con uno de sus looks más sobrios, doña Letizia ha estrenado el 2021 con un outfit muy acertado con el incluso se ha atrevido a estrenar.

Provista de mascarilla, al igual que don Felipe VI y el resto de asistentes, la Reina ha apostado por un estilismo sencillo y oscuro, un modelo con el que ha cumplido con la etiqueta y que, además, le resultaba muy favorecedor: un falda tubo, una blusa muy original de Maksu y una capa muy invernal de Carolina Herrera. Aunque no solo han llamado la atención estos detalles, también la elección de sus joyas, sus zapatos y otros complementos como el bolso de Varela. ¿El resultado? Sobrio, elegante y sin estridencias, puede que sin ninguna intención de llamar la atención, dados los tiempos difíciles que vivimos en nuestro país con la pandemia.