UCM.

Letizia revela lo que le dijo un profesor: «A pesada no va a tener rival»

La Reina Letizia recuerda con gratitud y mucho humor sus cinco años como estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.

La Reina Letizia ha recibido esta mañana el título de Alumna UCM de Honor por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Una distinción que iba mucho más allá de los institucional y que le ha tocado directamente el corazón. Y es que ella misma fue alumna de dicho centro y allí se licenció en Periodismo en 1995. Después de hacer entrega de sus títulos honoríficos a otros famosos exalumnos, como Pepa Bueno y Álex Grijelmo, ha sido la propia Letizia la que ha subido al escenario para recibir su nombramiento. Emocionada, con la mano en el pecho en señal de agradecimiento, la Reina luego ha pronunciado un discurso lleno de referencias personales y derrochando humor.

Robert Smith.

«Buenos días. Iba a empezar dando las gracias por la distinción que me hacen mi facultad y mi universidad, agradeciendo la invitación para compartir la celebración de estos 50 años y poniendo en valor las virtudes de estos “compañeros” ilustres, cuya presencia hoy agradezco también. Todo era, y es, gratitud en los dos minutos que había imaginado en mi cabeza«, ha comenzado la Reina.

«Pero claro, cuando ayer pensaba en qué podría decir esta mañana, sabía lo que sucedería al entrar en esta facultad. Lo que me sucedería. Venir cada día durante cinco años en la década de los noventa a este lugar deja huella. Creo que todos los que hemos pasado por aquí sabemos de qué hablo. Igual que todos sabemos por qué queríamos ser periodistas… y lo que sentimos cuando recibimos aquella carta (¡de las de antes, con el membrete correspondiente y metida en el buzón!), esa carta de nuestra facultad en la que se nos admitía como estudiantes universitarios después de la selectividad. Todo suena a otro siglo y de otro siglo, me temo, es», ha destacado con humor.

Casa de S.M. el Rey.

«Les confieso que aquí me enseñaron muchísimas cosas, entre otras, a usar el tipómetro. Sí, sí, a contar cíceros. Aprendí mucho más, desde luego. En las aulas y fuera de ellas, qué les voy a contar de la cafetería de esta facultad… La licenciatura que completé en aquellos cinco años fue una gran formación que agradecí siempre. Tuve grandes profesores y compañeros estupendos. Uno de aquellos catedráticos me dijo una vez: ‘Ortiz, yo no sé qué será de usted, pero a pesada, – aclaro que se refería a las preguntas, a la curiosidad, a querer saber -, no va a tener rival’. Yo creo que la curiosidad no se quita, lo que pasa es que ahora no cuento las respuestas que me dan».

También se ha dirigido a los otros distinguidos de la jornada, todos exalumnos con una fructífera carrera a su espalda: «Pepa, Álex, Fernando, José Antonio, Mónica, Fernando y Vicente, habéis tenido la amabilidad de venir hoy a la casa que compartimos y de la que han salido decenas de miles de profesionales del periodismo, de la imagen y el sonido y de la publicidad y las relaciones públicas. Todos habéis llegado a lugares en los que quienes entran la primera vez por aquellas escaleras desean estar. Explicadles el esfuerzo que conlleva. Y la responsabilidad. Bueno, ¡lo averiguarán pronto!».

Robert Smith.

Por último, ha agradecido este honor en un momento muy especial: «Gracias, rector, decano, por reunirnos aquí, por recordarnos lo que vivimos y lo que aprendimos en nuestra facultad y por invitarnos a pensar que 50 años es una bonita cifra para seguir intentando hacer las cosas bien en el lugar en el que a cada una nos corresponda. Muchas gracias».