La Infanta Elena ha viajado hasta Abu Dabi sin ninguna compañía para pasar unos días junto a su padre, el Rey Don Juan Carlos. Se trata de la primera visita familiar que recibe el emérito desde que abandonara España el pasado mes de agosto.


La Infanta Elena no podía más y ha viajado hasta Abu Dabi para visitar a su padre, el Rey Don Juan Carlos. El Rey emérito lleva ya allí desde el 3 de agosto y su hija mayor, con la que está muy unida, no ha dudado en ir a visitarlo y pasar unos días con él. Así lo asegura ‘La Vanguardia’, que incluso muestra una imagen de la hermana mayor de Felipe VI en el aeropuerto. La hija mayor de Don Juan Carlos y Doña Sofía no dudó en viajar sola hasta Abu Dabi. Fue reconocida por un empresario español que volvía a Madrid en el mismo avión en el que viajó la Infanta Elena tras visitar a su padre.

Hay que destacar que esta es la primera visita familiar que recibe Don Juan Carlos en su residencia de Abu Dabi, donde se instaló el pasado mes de agosto tras abandonar España. La Infanta Elena demuestra una vez la increíble relación que mantiene con su padre y acude a visitarlo justo cuando se ha celebrado el 45º aniversario de la proclamación de Don Juan Carlos el 22 de noviembre de 1975.

La Infanta Elena ha viajado hasta Abu Dabi para visitar a su padre

© Gtres.

La vista de su hija ha podido suponer para el Rey Don Juan Carlos un chute de energía, que lleva allí ya casi cuatro meses. Según desvelaba el periodista Carlos Herrera, el Rey emérito está cansado de estar allí. Y es que todo hace indicar que su día a día allí es monótono y que no puede hacer mucho más de lo que hace cada día. Y es que su vida está limitada al máximo. Desde que se instalada en el hotel en el que se aloja, no ha salido de allí.

Con la visita de su hija, el emérito ha podido cambiar de aire y ver otras caras. Padre e hija siempre han presumido de mantener una relación estupenda. La última vez que los vimos juntos fue el pasado 29 de enero, cuando la Familia Real española acudió al completo al funeral de la Infanta Pilar de Borbón en El Escorial, Madrid.

A pesar de que se sabe muy poco acerca de la presencia de Don Juan Carlos en Abu Dabi, lo cierto es que ya lleva casi cuatro meses instalado allí. Durante estos meses se ha hablado mucho de su estancia y de que podría estar preparando su vuelta a España. Hace unas semanas, conocíamos precisamente los desorbitados gastos que el Rey emérito está haciendo en Abu Dabi.

Lleva ya casi cuatro meses alojado en el mismo hotel

© Gtres.

El Rey Juan Carlos lleva ya casi cuatro meses en Abu Dabi, lo que hace que la factura de su estancia en el Hotel Emirates Palace, uno de los más lujosos del mundo, ascienda a los 684.000 euros. La suite donde se encuentra el anterior Jefe de Estado tiene un precio de nada más y nada menos que 6.000 euros la noche, lo que ascendería a 684.000 euros las 114 noches que lleva en el lujoso resort. Tan solo contando el alojamiento, sin tener en cuenta otros costes.

De momento, el emérito sigue a miles de kilómetros y la factura creciendo a un ritmo vertiginoso. A esto hay que sumarle que las polémicas en torno a él siguen apareciendo, sobre todo por parte de Corinna Larsen, que ha concedido diferentes entrevistas hablando de su relación íntima con el Rey e incluso aportando archivos fotográficos que confirman su historia de amor. Cada una de sus palabras ha acaparado cientos de titulares y horas de televisión mientras que el Rey Juan Carlos se encuentra «exiliado» a miles de kilómetros de España y de La Zarzuela desde hace casi cuatro meses.

La Casa Real confirmó el paradero del Rey emérito

© NIUS.

No fue hasta el pasado 17 de agosto, casi dos semanas después de que pusiera rumbo al extranjero, cuando la Casa Real emitió un escueto comunicado confirmando que Don Juan Carlos se encontraba en Abu Dabi después de que el periódico ABC lo situara allí. «Su Majestad el Rey Don Juan Carlos ha indicado a la Casa de Su Majestad el Rey que comunique que el pasado día 3 del presente mes de agosto se trasladó a Emiratos Árabes Unidos, donde permanece en la actualidad», decían desde la Corona.

Fue precisamente el día 3 de agosto cuando el emérito comunicaba a Felipe VI su «meditada» decisión de marcharse fuera de España ante la repercusión que estaban generando varios acontecimientos pasados de su vida privada. Esta histórica iniciativa provocó que la sociedad española se preguntara cuál era el paradero del emérito. Varios medios internacionales le situaban en Portugal y otras informaciones indicaban que estaba en República Dominicana. Siendo el destino finalmente el de los Emiratos Arábes.