Puede que el Gobierno de España haya calificado este viaje a Gibraltar de «inoportuno», pero lo cierto es que la presencia del príncipe Eduardo de Inglaterra y su esposa, Sophie de Wessex, ha hecho que los ciudadanos del Peñón se vuelquen con la visita real. Y la condesa, en particular, está demostrando por qué es la nuera favorita de la reina Isabel II, a quien representa en estos días para celebrar su Jubileo de Platino.

sophie de wessex
Royal Uk.

Los condes de Wessex llegaron a la Roca el pasado martes por la tarde tras un retraso provocado por problemas en su avión. Para su segundo día ambos desarrollaron un buen número de actividades, que culminaron con un baño de masas durante su paseo por la Main Street.

Pero antes vimos a Sophie de Wessex ejerciendo como la mejor escudera de la soberana británica. La condesa comenzó visitando The Clubhouse, un centro dedicado a la salud mental, donde pudo charlar con los voluntarios. Más tarde, se reunió con los Paralímpicos, donde participó en algunas actividades deportivas con los atletas. Así la vimos practicar una disciplina parecida al ‘curling’.

Posteriormente, Sophie se unió a las Girl Guides and Scouts, pues ella es la presidenta de este movimiento femenino en Reino Unido. Ahí se lanzó con otro deporte, presumiendo de sus habilidades en el tiro con arco.

sophie de wessex
Royal Uk.

Por si fuera poco, la condesa también se acercó hasta la bahía de Sandy para ver el Proyecto de Surfing Adaptado, enfocado a jóvenes con alguna discapacidad, lo que comprobó personalmente. Subida a una tabla, Sophie de Wessex demostró que no hay terreno que se le resista, ni en tierra ni en el mar.

Los condes de Wessex finalizan su visita hoy jueves, después de asistir a una parada militar, tras la cual tomarán un vuelo de regreso a Londres.