La reina Isabel sale de Windsor para acudir a su cita con el Parlamento británico. Sin su marido al lado, pero sí apoyada por su heredero y su nuera.


Se trata del primer compromiso de envergadura de la reina Isabel de Inglaterra tras la reciente muerte de su esposo y también en más de un año de pandemia. Por eso no podía faltar. La soberana ha presidido, un año más, la Apertura del Parlamento británico, pero si a lo largo de décadas había estado acompañada por el duque de Edimburgo, que ocupaba un trono dorado a su lado, en esta ocasión lo ha hecho de la mano de su heredero, el príncipe Carlos, y la esposa de este, Camilla de Cornualles.

Gtres.

Poco antes del mediodía los tres abandonaban el palacio de Buckingham en sendos vehículos oficiales (no en carroza) rumbo a la sede del Parlamento, el icónico palacio de Westminster situado a orillas del río Támesis. Poco después hacían su entrada en la Cámara de los Lores, siguiendo un antiguo ritual.

reina isabel, carlos de inglaterra
Gtres.

Sin embargo, en la ceremonia de este año ha habido notables diferencias, ya que la soberana ha prescindido de los grandes símbolos de poder: la corona, el cetro, el collar y la capa de armiño, además del vestido de gala y las grandes joyas. Debido a las restricciones sanitarias se ha llevado a cabo de manera más ‘sencilla’, pero igualmente solemne.

Gtres.

La reina Isabel, ataviada con un traje de abrigo en tono azul-lila, con bordado de flores, a juego con el vestido por debajo y con su sombrero (todo obra de su estilista Angela Kelly), ha enfilado el pasillo de la Royal Gallery escoltada por su primogénito, quien la llevaba sosteniendo la mano en alto a la antigua usanza. Por detrás de ellos caminaban Camilla y el resto de autoridades, encabezados por el primer ministro Boris Johnson. Esta edición ha acudido un número reducido de parlamentarios y no ha habido invitados.

Por delante de todos ellos ‘desfilaba’ la Corona Imperial de Estado, como manda la tradición, que tantas veces ha reposado sobre la cabeza de la monarca.

BBC.

El acto central ha sido el discurso de la reina Isabel, quien se ha sentado en el Trono y se ha puesto las gafas para leerlo, con su dicción perfecta, del cuaderno que sostenía en las manos (por supuesto, con guantes). Muy cerca escuchaban atentamente su hijo y su nuera.

Al término de la ceremonia, un muy galante príncipe Carlos ha ayudado a su madre a bajar del pequeño estrado. La soberana llevaba también su bolso habitual. Pero nada que ver con la imagen suntuosa que a lo largo de todo su largo reinado ha transmitido al mundo.