A pesar de estar en la distancia, el príncipe Harry ha querido estar muy presente en el Día del Armisticio, aunque la Casa Real no se lo ha permitido.


Este domingo, la Familia Real Británica ha celebrado su tradicional Día del Armisticio que ha estado marcado por las estrictas medidas de seguridad y por las dos grandes ausencias, la de los duques de Sussex. Una conmemoración atípica por la situación de emergencia sanitaria que estamos viviendo y que ha dejado un profundo disgusto en el príncipe Harry después del último feo que le han hecho desde el Palacio de Buckingham.

Gtres

A pesar de estar en la distancia, el príncipe Harry quería estar muy presente en el Día del Armisticio y había planeado colocar una ofrenda floral en su nombre en el Cenotafio, el monumento a los caídos. Sin embargo, Buckingham Palace se lo ha prohibido, tal y como publica ‘The Times’.

En concreto, se trata de un día muy especial para el hijo de Carlos de Inglaterra debido a su pasado militar y a los diez años que pasó en las fuerzas armadas. Así, el marido de Meghan Markle quiso tener un detalle especial para conmemorar el final de la I Guerra Mundial y se encargó personalmente de hacer la solicitud al Palacio de Buckingham para que le permitieran poner en su nombre una ofrenda floral. Sin embargo, según explica el medio británico, se rechazó su petición debido a que el duque de Sussex había dejado sus deberes reales el pasado mes de marzo.

Gtres

A pesar de este duro golpe, lo cierto es que el príncipe Harry ha mostrado su profunda tristeza por el hecho de que no se informara a su abuela, la reina Isabel II, sobre la existencia de su solicitud. Con este gesto se evidencia la ruptura total entre la Casa Real Británica y los duques de Sussex.

De la misma forma, este mismo día, se ha emitido una entrevista al hijo de Diana de Gales en el podcast ‘Declassified’ con motivo de este evento tan señalado. En esta, el príncipe Harry hace hincapié en la importancia de recordar el día de hoy para mostrar respeto y esperanza. «El acto de recordar es un profundo acto de honor. Así es como preservamos los legados de generaciones enteras y mostramos nuestra gratitud por los sacrificios que hicieron para que podamos vivir las vidas que vivimos hoy. Por los soldados que estuvieron a mi lado en Afganistán, los que cambiaron sus vidas para siempre y los que no regresaron a casa», ha explicado.

La reina y su mascarilla, protagonistas del Día del Armisticio

Instagram

Sin el tradicional desfile militar, la Corona británica se daba cita en Whitehall en esta jornada en la que se conmemora el fin de la I Guerra Mundial y donde se recuerda de forma solemne a los caídos. Todos los allí presentes lucían en la solapa la tradicional amapola roja, la única flor que crecía en los prados franceses cuando tuvo lugar la guerra.

En esta cita tan señalada, hemos podido ver de nuevo a la reina Isabel II, que en esta ocasión lucia por primera vez una mascarilla negra. No se trataba de la primera vez en la que veíamos a la Reina en los últimos meses. Reapareció el pasado 15 de octubre, pero en aquella ocasión lo hizo sin mascarilla durante una visita al parque científico de Porton Down situado en la localidad de Porton, en el condado de Wiltshire. En aquella ocasión acudía junto a su nieto, el príncipe Guillermo.

La nueva vida de los Sussex lejos de Reino Unido

GTRES

A pesar de este feo gesto, Harry y Meghan están completamente centrados en su nueva vida en Estados Unidos, lejos de la Familia Real. A pesar de que al principio fueron unos meses complicados, lo cierto es que ahora tienen un sinfin de proyectos sobre la mesa después de que se animaran a seguir los pasos de los Obama y crearan su propia productora. Además de planear hacer un documental sobre Lady Di, el nieto de la soberana y su mujer lanzarán un programa de televisión que estará centrado en el empoderamiento femenino y la desigualdad racial (dos de los temas por los que lucha de forma diaria la que fuera protagonista de ‘Suits’). Unos proyectos que no contarán con ellos delante de los focos, a pesar de que sí harán pequeños cameos.