Un juez de Nueva York rechaza archivar la causa interpuesta contra el príncipe Andrés por Virginia Giuffre, quien le acusa de abusos sexuales.


El príncipe Andrés de Inglaterra continuará en la picota judicial. Y es que un juez acaba de desestimar su petición contra la demanda impuesta contra él por Virginia Giuffre por presuntos abusos sexuales acontecidos en 2001, cuando esta tenía 17 años, siendo aún menor de edad. Él siempre ha negado estos hechos, incluso llegó a decir que no conocía a esta joven, a pesar de existir una reveladora foto juntos de aquella época.

Gtres.

El caso viene coleando un tiempo, después de destaparse los escándalos sexuales del millonario Jeffrey Epstein, quien se suicidó mientras cumplía condena en prisión acusado de pedofilia.

Este era amigo íntimo del príncipe, con quien solía compartir días y fiestas en sus lujosas mansiones de las Islas Vírgenes y de Nueva York, siempre rodeado de jóvenes que, al parecer, ‘ofrecía’ a sus amistades.

Precisamente en Nueva York se sigue esta causa judicial. Ahora el juez Lewis Kaplan dice que la solicitud del príncipe Andrés de archivar la demanda civil presentada en el pasado verano por Virginia Giuffre debe ser «denegada en todos sus aspectos».

Esta mujer asegura que fue forzada a tener relaciones íntimas con el hijo de la reina Isabel al menos en tres ocasiones, en las casas de Epstein en Nueva York y en su isla privada de Islas Vírgenes, así como en la residencia en Londres de Ghislaine Maxwell, quien fuera pareja de Epstein y que recientemente ha sido condenada por tráfico de menores.

En su defensa, los abogados de Andrés presentaron un acuerdo que Giuffre firmó en 2009 con el millonario financiero y por el que recibió medio millón de dólares, a cambio de no llevarle a la Justicia en el futuro ni a él ni a «otros acusados potenciales». El príncipe pretendía ampararse en esta última frase, pero el juez ha considerado que eso no le otorga ningún derecho.

En estos momentos, Andrés de Inglaterra se encuentra en una encrucijada legal con su imagen por los suelos, retirado de la vida oficial de la Familia Real británica, y todo ello mientras su madre, la reina Isabel, ya tiene todo listo para empezar las celebraciones por su Jubileo de Platino, con ocasión de su 70 aniversario en el trono.

Quizás para evitar más daños colaterales, el príncipe opte por intentar un acuerdo millonario con Virginia Giuffre. Así lo sugiere el diario Daily Mail, que afirma que Andrés podría pagarle unos 10 millones de libras, procedentes de la venta de su chalet en la estación de esquí de la localidad suiza de Verbier (por 18 millones de libras) y así evitar ir a juicio.

Sin embargo, este periódico también señala que la intención de Virginia Giuffre es sentar en el banquillo a Andrés de Inglaterra, después de años de silencio y de que sus acusaciones fuesen ignoradas.

El juicio se celebrará previsiblemente el próximo otoño. De ser considerado culpable, el príncipe Andrés podría perder todos sus títulos reales. Todo ello considerando, además, el daño irreparable para la familia Windsor. El Palacio de Buckingham ha dicho al respecto que «no hará comentarios sobre asuntos legales».