El contrato se habría cerrado antes de las fechas navideñas. 


El sorprendente anuncio del príncipe Harry y Meghan Markle ha hecho tambalear los cimientos de la regia realeza británica. Los duques de Sussex comunicaban el pasado miércoles, 8 de enero, su deseo de retirarse de la vida pública y añadían su intención de ser económicamente independientes. Ante la oleada de reacciones que ha supuesto la noticia, ahora sale a la luz que la protagonista de la serie ‘Suits’ habría fichado por Disney, la compañía de entretenimiento más grande del mundo. 

La duquesa de Sussex ha firmado un acuerdo para poner la voz en ‘off’ a una producción de la compañía, según ha publicado el periódico británico ‘The Times’.  Se trata de una colaboración benéfica ya que lo recaudado se donará a la organización sin ánimo de lucro ‘Elephants Without Borders’. Se trata de una entidad que opera en Botswana y que ayuda a proteger la vida salvaje y los recursos naturales. Este contrato se habría cerrado antes de las fechas navideñas.

Esta noticia podría dar con la clave de las futuras intenciones profesionales del matrimonio que manifestaron sus deseos de independizarse de la realeza. En este caso utilizarán su estatus para apoyar causas solidarias seleccionadas cuidadosamente. Han optado por una organización que conocen de cerca ya que hace dos años vieron cómo trabajaban durante un viaje al continente africano.

La reacción del padre de Meghan 

Tras el sonado anuncio, las reacciones no se han hecho esperar, entre ellas, la del padre de Meghan. Thomas Markle ha respondido al medio estadounidense ‘US Weekly’ y lo ha hecho de forma contundente: «Simplemente diré que estoy decepcionado». El director de iluminación, de 74 años, y su hija mantienen una tensa relación desde hace algún tiempo. Tanto que no asistió a la boda de su hija celebrada en mayo de 2018.