La duquesa de Cambridge acude a una exposición fotográfica con un look militar, dentro de la semana de conmemoraciones por el Día del Recuerdo.


Kate Middleton es uno de los miembros más populares de la Familia Real británica. Su dedicación, profesionalidad, cercanía y belleza la han aupado a lo más alto de los ‘royals’ favoritos entre su pueblo. Y ella continúa su labor con la mejor de las sonrisas y un estilo inconfundible. Es capaz de alternar las grandes firmas de moda con otras más asequibles, entre las que tienen un lugar muy especial las marcas españolas como Zara. En su última salida oficial, la duquesa de Cambridge ha encontrado la inspiración nada menos que en su suegra, Diana de Gales.

Gtres.

Kate visitó la exposición «Generaciones: Retratos del Holocausto», que tiene lugar en el Museo Imperial de la Guerra de Londres con motivo de las celebraciones por el Día del Recuerdo. Esto sirve para rendir tributo a los caídos durante los conflictos bélicos y se simboliza con el tradicional broche de amapola, que los Windsor están luciendo en su solapa durante toda esta semana.

En esta ocasión, la duquesa de Cambridge se puso un atuendo inspirado en el mundo militar. No era nuevo, pero ella logró darle un aire distinto combinando dos piezas de procedencias diversas, o al menos nunca antes combinadas de esta forma. Una blusa blanca con jaretas en azul marino y botones dorados de Alexander McQueen; junto a un pantalón azul marino con cinturón. El abrigo largo al tono era de Catherine Walker y los zapatos de ante de Prada.

Gtres.

Además llevaba la melena suelta, cada vez más larga, y cuidadosamente ondulada. Y joyas de diamantes y zafiros para no romper la gama cromática de blanco y azul marino.

Un look que inevitablemente nos recordaba a Lady Di, quien guardaba en su vestidor muchos modelos de corte castrense como guiño a los actos a los que asistía.

Gtres.

No es la primera vez que encontramos similitudes de estilo entre ambas mujeres. Siempre se interpreta como el homenaje de la esposa del príncipe Guillermo hacia la que hubiera sido su suegra. De hecho, nunca se quita el anillo de compromiso (de zafiros) que le entregó su marido y perteneció en su día a la propia Diana.