El príncipe Harry se ha derrumbado al hablar de su hijo, Archie, fruto de su matrimonio con Meghan Markle. Lo ha hecho durante su último discurso en público en los premios Well Child el pasado martes. Se trata de una fundación que apoya a los niños con serias enfermedades y a sus propias familias, pero que en esta ocasión premia a aquellas personas que desinteresadamente realiza donativos u ofrece su trabajo para mejorar las condiciones de los afectados.

¿Qué hacen el príncipe Harry y Ed Sheeran en el mismo vídeo?

Desde el año 2007, el príncipe Harry ha aceptado con agrado convertirse en el padrino de honor de esta fundación benéfica, asistiendo puntual a la cita, siempre que su agenda personal se lo ha permitido. Pero esta vez no ha querido faltar a la convocatoria, porque su nueva condición como padre le ha hecho estar especialmente sensibilizado con el sufrimiento de los más pequeños y sus familias, poniéndose en su piel y entendiendo en sus carnes el dolor que sufren.

El príncipe Harry comenzó su discurso explicando lo emocionado que se sentía al estar rodeado de gente “increíble” como los allí presentes. Tal y como explicaba, no era ni mucho menos la primera vez que compartía escenario con ellos, pero reconoce que aún tienen la capacidad de emocionarle y sorprenderle, ahora que es padre y le ofrece un nuevo punto de vista de su delicada situación. Fue en ese instante cuando comenzó a hablar de su mujer, Meghan Markle, y su hijo, teniendo que parar ante el florecimiento de las lágrimas.

“El año pasado cuando mi esposa y yo venimos, ya sabíamos que estábamos esperando nuestro primer hijo, aunque nadie más lo sabía, nosotros sí”, decía el príncipe Harry muy emocionado, que hizo que el público rompieran en aplausos para insuflarle ánimos. “Recuerdo haber apretado la mano de Meghan tan fuerte durante los premios mientras ambos pensábamos cómo sería ser padres algún día y también qué sería el tratar de hacer todo lo que fuera para proteger y ayudar a nuestro hijo si él o ella hubiera nacido con dificultades inmediatas o si se hubiera enfermado en el momento. Y, ahora como padres, el estar aquí y hablar con todos ustedes me hace sentir emociones de una manera que no hubiera podido entender si no hubiera tenido un hijo propio”, explicaba.

“Tras conocer a todos los padres que pertenecen a Well Child y a los niños mismos a lo largo de los años, ustedes han logrado darnos una sensación de optimismo, una sensación de esperanza que ningún profesional, ningún autor de libros, ninguna cantidad de consejos podría darnos. Así que gracias a ustedes por ser ustedes”, sentenciaba el príncipe Harry, que no ha podido contener las lágrimas y la emoción mientras ofrecía su discurso más personal.