Kate Middleton contagia su buen humor en su visita a un centro de salud mental, haciendo gala de su nuevo estilo ‘salvaje’


Kate Middleton ha retomado su agenda oficial con mucha fuerza tras el parón de las navidades. Ahora toca reunirse con las asociaciones y personas que tocan los temas que más le importan. Y entre ellos está la salud mental.

Gtres.

Por eso mismo hoy ha reaparecido para encontrarse con los responsables de la ong Shout, en sus oficinas de barrio londinense de Notting Hill, que brinda un servicio de ayuda telefónica a través del teléfono y de mensajes de texto para quien lo necesite.

Shout se lanzó en mayo de 2019 con el apoyo económico de The Royal Foundation y desde entonces ha prestado su consejo a un millón de personas.

Gtres.

Kate se ha presentado con su habitual sonrisa por delante y un look algo distinto a lo costumbrado. No en la forma, un clásico vestido con patrón lady, sino por el estampado de leopardo. La duquesa de Cambridge no es demasiado aficionada al ‘print animal’, pero en esta ocasión se ha lanzado de lleno, aunque con colores discretos.

Kate ha estrenado un vestido con lazada al cuello de la firma Derek Lam, cuyo precio ronda los 425 euros. Una imagen muy ‘salvaje’, que ha completado con botas de ante mosqueteras de Ralph Lauren y unos pendientes de aro dorados de Asos, cuyo precio es de 12 euros.

Gtres.

La esposa del príncipe Guillermo ha charlado distendidamente con supervisores clínicos, voluntarios y benefactores de esta causa, a los que ha agradecido su labor, demostrando una vez más que ella gana todavía más en las distancias cortas.

Uno de los momentos más simpáticos ha sido su encuentro con un joven ‘boy scout’ llamado Leo Street, a quien ha felicitado por una curiosa gesta. Y es que, a sus 13 años, el chico ha recaudado más de 9.500 euros después de dormir durante todo el año 2021 en una hamaca en el exterior de su casa. Una hazaña con la que ambos han bromeado entre risas.

Gtres.

«Lo que has conseguido es realmente inspirador. Debes de tener un kit impresionante para mantenerte caliente», le ha dicho Kate, haciendo gala de su cercanía y buen humor.

El pequeño también le ha informado de su siguiente reto: ir en bicicleta hasta Escocia. El pequeño scout ha sido el responsable de que Kate Middleton estallase en carcajadas ante su ímpetu. Al mismo tiempo que daba visibilidad a una causa muy querida tanto por ella como por su esposo.