La Reina Letizia protagoniza su único acto de la semana en una jornada lluviosa en Madrid: un look de Hugo Boss, de nuevo repetido, pero tan versátil que sirve para varias estaciones.


La última vez dejamos a la Reina Letizia vestida de rojo disfrutando de la ópera en el Teatro Real. Hoy nos reencontramos con ella en su único acto previsto de la semana (así como la anterior fue pródiga en eventos), por lo que a nivel de estilo cabría esperar una aparición estelar, algo especial. ¿Nos ha dado en el gusto? Veamos.

Esta tarde Doña Letizia ha acudido a la sede de la Asociación Española contra el Cáncer en Madrid con motivo del Día Mundial de la Investigación en Cáncer. Un acto importante para ella, en tanto que presidenta de honor de la organización, y en el que además ha pronunciado unas palabras. Hacía mucho que no se escuchaba su voz en público… Pero vamos a lo que vamos, al estilismo de la jornada.

Día bastante desapacible en la capital. Lloviendo, gris, fresquito… El otoño ha empezado fuerte y eso nos hace suspirar por ese verano que se nos acaba de escapar de las manos (a falta del deseado veranillo de San Miguel). Mientras nos llega esa segunda oportunidad, ha habido que echar mano de chaquetas, paraguas, calzado cubierto… La Reina no ha sido menos. ¡Ay sus alpargatas! ¡Ay su coleta! ¿Dónde han quedado? En los últimos meses nos ha regalado un sinfín de versiones veraniegas de su persona. Esta vez ha tenido que tirar de fondo de armario. Así lo viene haciendo desde su rentrée, su vuelta al cole más austera en años. Todos los looks que ha lucido este septiembre son reciclados, repetidos, amortizados.

Hoy ha elegido de entre todo lo repetible un conjunto que nos gusta mucho. El traje de pantalón rosa con chaqueta oversize de Hugo Boss que ya nos encandiló en diciembre de 2019, fecha de su estreno. De hecho, fue el último estilismo de aquel año. Desde entonces se lo ha vuelto a poner varias veces (esta es la cuarta) y en los mismos términos. Porque forma un combo imbatible con esos zapatos que bautizamos como «arquitectónicos» (por la puntera y el tacón cuadrado), también de la firma alemana. En su momento la chaqueta costaba 567 euros y los pantalones tobilleros, 236 euros. Por debajo, un top blanco de Carolina Herrera con escote drapeado ¡y listo!

Abundando en los detalles del look señalaremos los bonitos pendientes de estrellas de Chanel (caros, pero discretísimos) y el bolso blanco de Furla, que hoy ha llevado en su versión colgante con cadenita. Nos encanta. El bolso es el detalle de moda que remata este traje, que no por visto lo vamos a criticar. Letizia se ha cubierto brazos y piernas. Winter is coming…