La Reina Letizia reanuda sus compromisos en un lugar inmejorable, el Palacio Real de Aranjuez. Allí los Reyes se han reunido con el patronato del Instituto Cervantes, al que ha seguido un almuerzo con sus miembros y los embajadores iberoamericanos acreditados en España. Así pues, una cita cultural y diplomática para la que la Reina ha decidido ir a lo seguro: vestidito cóctel y en ese rojo que tanto la identifica. Subimos la apuesta y además vemos que es ‘reciclado’.  Aunque hay que fijarse bien para ver el único estreno de la ocasión: ¡los pendientes!

reina letizia, rey felipe
Casa de S.M. el Rey.

La Reina ha vuelto a sacar del armario este diseño de la firma sevillana Cherubina. Os sonará porque lo estrenó para el Día de las Fuerzas Armadas en 2018 y el pasado julio se lo puso de nuevo para la entrega de los Premios Nacionales del Deporte. Tiene una gran ventaja y es que resulta perfecto para estar elegante, sin pasarse.

reina letizia
Casa de S.M. el Rey.

Es un vestido de tipo wrap, con escote a pico, manga corta abullonada, cintura marcada con un cinturón y una falda en la que sobresale un volante asimétrico. Esto es lo que le otorga la gracia a sus líneas clásicas.

Doña Letizia no se ha complicado más. A sus pies, unos salones altos en color nude y sin apenas joyas. ¡Pero esperad! ¿Qué vemos por ahí? Vaya, unos pendientes interesantes…

gold&roses, reina letizia
Gold&Roses.

Sí, casi los pasamos por alto, pero la Reina hoy brilla con este pequeño y sutil detalle. Unos pendientes de barra que hacen el efecto óptico de atravesar el lóbulo de la oreja. Últimamente ha incorporado a su joyero algunas piezas de este estilo, de Gold&Roses sobre todo. Y de esta misma marca son estos recién llegados. De altura, además.

reina letizia
Casa de S.M. el Rey.

Unas piezas realizadas en oro rosa 18kts, diamantes (0,15 cts) y rubíes (0,32 cts), que pertenecen a la colección I Am Red. según la joyería, son «una declaración de principios y de sentimientos a través del rojo: amor, belleza y libertad«. Pues si Letizia se suma a la declaración, no está nada mal… Cuestan 1.680 euros.

Pues nada, son lo mejor de este look del que poco más se puede añadir. Mañana, miércoles, nos reencontraremos con la Reina para presidir el Día Mundial de la Salud Mental. Veremos con qué nos sorprende…